Una tarde de jamón serrano a la sombra de los árboles

  • La tradicional Merendica tuvo lugar el pasado sábado en Abla y reunió a 4.000 personas en el paraje de Montagón

A principios del siglo XX, alguien tuvo la ocurrencia de compartir, a la sombra de los árboles, un trozo de jamón serrano con pan y huevo cocido. El motivo esgrimido en aquella época fue la celebración de las comuniones. Una misa, un hecho que era importante tanto para los pequeños como para sus familias y que derivaba en una gran fiesta al aire libre.

El pasado sábado, más de 4.000 personas estaban citadas para pasar un buen rato con sus familiares y amigos en el paraje de Montagón. Antonio Abla, concejal de Medio Ambiente del municipio, fue uno de los que asistieron, además de uno de los impulsores de esta celebración tradicional. Se ha encargado de la difusión por la red de las fotografías de los vecinos, comiendo, disfrutando de una tarde de buena compañía, de grandes momentos. Y señalando, además, que la ubicación del merendero es "la mejor" para que se lleven a cabo estos acontecimientos. Junto a los árboles, mesas y la barbacoa. Todo ello coordinado por el Ayuntamiento.

"Sin dudar, quiero resaltar que la ubicación es óptima porque la zona está ubicada donde el campo de fútbol, que es de ocio y deportiva", apunta Abla que también aprovechó para felicitar a los presentes por un comportamiento "muy bueno, como no podía ser de otro modo". "Lo que más comen es el cocido, y nunca falta el jamón colgado". Es imprescimdible. Como lo es el vino, los dulces y un buen café para terminar la tarde.

Los presentes no querían marcharse, porque cada año que se celebra la Merendica es destacado en los calendarios de los vecinos abulenses. "Podríamos cifrar la asistencia de todos los años en torno a 3.000 o 4.000 personas, y en esta ocasión no íbamos a ser menos", resalta el concejal. La presencia de una zona en la que pasar la tarde, y más si se trata del fin de semana, es una oferta atractiva para aquellos que quieran medio ambiente y naturaleza para paliar el estrés de la semana.

Otros años, la asistencia ha sido similar. Un ambiente óptimo, como reflejan las múltiples publicaciones locales. Un ejemplo de ello es la apuesta por la continuación de la fiesta que hace el blog abulense www.abla.blogia.com, un sitio donde también aparecen algunos testimonios de los participantes. Para Oliva, cada una de las experiencias es importante, cada uno de los momentos vividos es destacable.

Por eso se desplazaron además de los vecinos, un importante número de personas procedentes de diferentes lugares de la provincia, atraídos por la tradición de esta fecha. No quisieron perder el tiempo. Dejando de lado todo aquello que les preocupa, la jornada fue óptima para los asistentes que quisieron dejar constancia de su presencia con varias imágenes que posteriormente compartieron por internet.

Tras la merienda, los jóvenes, mayores y niños que estaban asistiendo a este evento, se marcharon asegurando que el año que viene volverían a reunirse para celebrar una tarde inolvidable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios