Los trabajadores de Elsur declaran la guerra al Ayuntamiento de El Ejido

  • Los operarios de la empresa mixta acampan en la Plaza Mayor como señal de protesta y no descartan una huelga de hambre · Sindicalistas y el coordinador de IU se quedan en paños menores en el pleno de ayer

La tensión se apodera cada día más de los 87 trabajadores de las subcontratas de la empresa ejidense Elsur que llevan tres meses sin cobrar sus nóminas. El Pleno extraordinario celebrado ayer en el Consistorio ejidense sirvió para poner aún más los nervios a flor de piel. La jornada se presentaba caldeada tras el anuncio de los 87 trabajadores, respaldados por el sindicato CCOO, de que no abandonarían el Salón de Plenos hasta que no tuvieran una respuesta satisfactoria.

Pero los miembros sindicales y trabajadores se quedaron absortos cuando la Policía Local les impidió el acceso al Pleno. Fuentes de la oposición y representantes sindicales hicieron saber a Diario de Almería que el Salón de Plenos estaba totalmente ocupado por personas mayores y esa fue la razón esgrimida por el equipo de gobierno para evitar su entrada al Consistorio. Así lo expresaba el coordinador de Izquierda Unida en El Ejido, Miguel Ángel Maldonado, al afirmar que "mi sorpresa gorda fue que habían llenado el salón con mayores y ninguno hablaba con la prensa".

El coordinador ejidense fue uno de los que accedieron al Pleno junto al coordinador de Administración local de CCOO, Juan López, y cuatro representantes más del sindicato, que se convirtieron en los protagonistas de la sesión.

La protesta comandada por López, que se basaba en el lema Nos dejáis en pelotas, se liberó de su sentido metafórico para pasar a la literalidad cuando los sindicalistas y Maldonado se quedaron en paños menores. En ese momento, el alcalde en funciones, Ignacio Berenguel, ordenó el desalojo de los manifestantes "provocando la rotura del reloj a López y a otro compañero lo golpearon contra la puerta", comentó Maldonado. Berenguel criticó "las formas" en las que había transcurrido la protesta, pese a reconocer que comparte las reivindicaciones de los trabajadores y aseguró que pactó minutos antes de la sesión con el responsable sindical el acceso al salón de "una representación". Berenguel señaló que "hay otros canales para buscar soluciones y estoy dispuesto a reunirme con cualquier persona sin distinción".

Mientras los agentes desalojaban a los manifestantes, la turba de trabajadores se impacientaba cada vez más y reclamaba la entrada al Consistorio. Tal fue así que cargaron contra el cordón policial con lo que se produjeron unos pequeños altercados. El resultado fue cinco policías y dos sindicalistas heridos. La solución sigue sin llegar para los trabajadores de las subcontratas de Elsur entre los que la desesperación y el nerviosismo aumenta. De momento, acampan en la Plaza Mayor y no descartan una huelga de hambre.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios