El trasvase del Ebro a Barcelona inunda la provincia de malestar

  • Regantes, empresarios y populares almerienses claman contra el Gobierno y exigen igualdad · El PSOE asegura que "tenemos las necesidades cubiertas"

Comentarios 2

Los empresarios y regantes de la provincia se han sumado al PP en su histórica batalla por el trasvase del Ebro. La reciente decisión del Gobierno de aprobar el envío de agua de los excedentes del delta del Ebro a Barcelona ha puesto en pie de guerra a las comunidades de Valencia y Murcia, gobernadas por el PP, y va a enfrentar en los próximos días a los empresarios y regantes de Almería con el PSOE y su gobierno andaluz y nacional. Ayer se vivió un nuevo cruce de acusaciones entre partidos, con la novedad de que han irrumpido en la escena los principales agentes económicos de la provincia.

A las críticas declaraciones de Miguel Uribe, presidente de la Confederación de Empresarios de la Provincia (Asempal), se han sumado en las últimas horas las del presidente de la Cámara de Comercio, Diego Martínez Cano, y el presidente de los regantes del Almanzora, Fernando Rubio, que han coincidido en demandar al Gobierno socialista "igualdad" y plantearle la necesidad real de nuestra provincia de recuperar el derogado trasvase del Ebro.

Uribe fue el primero en hablar y tildó la medida del Ejecutivo de "tomadura de pelo", mientras que Martínez Cano y Rubio ayer se limitaron a exigir el mismo trato que van a recibir otras provincias como Barcelona. Los regantes del Almanzora critican la evolución de la política hídrica y denuncian que "se nos prometió agua rápida y barata que aún no ha llegado". En este sentido, Fernando Rubio argumenta que este año tendrán auténticos problemas para sacar adelante sus cultivos en torno a 10.000 agricultores sólo en los municipios del Almanzora. Por su parte, la Cámara de Comercio ha manifestado que apoyan el agua para todos en el que se incluyen las desaladoras proyectadas por el Gobierno, pero también están los trasvases y principalmente el del Ebro hacia las provincias más deficitarias como Almería.

El diputado nacional del PSOE, Juan Callejón, aseguró ayer que "las necesidades están cubiertas y no habrá restricciones" y criticó el discurso de los empresarios por su "motivación política". En este sentido, recordó que no están en contra de los trasvases, pero sí se oponen al del Ebro con Almería porque era "inviable y faraónico". Otro diputado nacional pero del PP, Rafael Hernando, apuntó que "Zapatero humilla y discrimina a los almerienses al negarle el agua que tanta falta les hace".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios