"Si por mí fuera, viviría siempre por tocar al lado de Camarón de la Isla"

José Fernández Torres, Tomatito, se sometió ayer, durante algo más de una hora a las preguntas que le habían hecho llegar, durante las últimas semanas, los lectores del Grupo Joly, a través de la página de elalmeria.es.

Preguntado por todo tipo de detalles sobre su vida, su obra y, en general, por el mundo del flamenco, ha demostrado ser, como él mismo ha dicho, "un tío noble, sencillo y buena gente".

Amante y creador de arte a través de su guitarra, recuerda con cariño sus primeros pasos en el mundo de la música. Su padre fue el encargado de poner en sus manos la primera guitarra, de la que sonaron sus primeras notas. Con ella se trasladó hasta Málaga, con once años, donde empezó a dar lecciones de manos de Pedro Blanco. Fue en esta ciudad, en sus primero años como guitarrista, cuando conoció a José Monje Cruz, Camarón de la Isla. "Recuerdo el día que me lo presentaron, era tan pequeño que no fui capaz de saber la trascendencia que tenía aquel encuentro", reconoce.

Desde aquellos comienzos ya han pasado muchos años, tiempo en el que Tomatito ha recorrido escenarios de todo el mundo, ha grabado siete discos propios y numerosas colaboraciones y ha conseguido el reconocimiento allá por donde ha ido con galardones como el Grammy Latino, que consiguió gracias a su disco Aguadulce.

Uno de sus principales recuerdos, y el que más echa de menos, es el de Camarón de la Isla, con el que actuó en numerosas ocasiones y del que guarda infinidad de anécdotas de sus viajes y festivales juntos, "en los que nos ha pasado de todo y en los que nos han pasado las cosas más curiosas y graciosas que uno puede imaginar. Su pérdida fue, en las propias palabras de Tomatito, "la más grande del mundo de la música". "Si por mí fuera, viviría siempre por tocar al lado de Camarón de la Isla", reconoce.

1¿Alguno de sus hijos toca la guitarra?, ¿Qué consejos le daría a un padre que quiere que alguno de los suyos aprenda a tocar la guitarra flamenca?, ¿Le han apoyado sus progenitores en todos los momentos de su carrera profesional?

Los padres son uno de los elementos más importantes en la carrera de un artista pues son ellos los que siempre estarán a tu lado y te darán los consejos más buenos para que nunca dejes de ser el de siempre, los míos siempre estuvieron a mi lado y nunca dejaré de agradecérselo. Mi hijo está ahora aprendiendo a tocar la guitarra y el consejo que le doy, que es el que debería dar cualquier padre a su hijo es que, si de verdad le gusta e interesa el mundo de la música, que se lo tome en serio y se curre llegar a los más alto, porque cuesta mucho lograr el reconocimiento público.

2¿Tiene alguna manía antes de subir a un escenario?, ¿Toca siempre la misma guitarra?, ¿Quién se las fabrica?, ¿Existe mucha diferencia a la hora del sonido entre una artesanal y una comercial y convencional?

Las manías no son lo mío y no tengo ninguna antes de subir al escenario, pero ni al bajarme, porque la persona que actúa en él es la misma que luego charla contigo en plena calle. Me gusta tocar siempre con la misma guitarra, mientras aguante. La que tengo actualmente me la fabricó el cordobés Manuel Reyes, un fabricante que me gusta mucho y que las hace con mucho mimo. Hay que saber escoger una guitarra porque ninguna suena lo mismo y, claro está, no es lo mismo que salga de las manos de una persona que de una máquina que las hace en cadena.

3¿Un chino es capaz de hacer buen flamenco?, ¿Qué hace falta tener para hacer flamenco?

Para el flamenco, como para cualquier tipo de música y todas las cosas hay que tener arte y maña. Cualquiera que tenga estas propiedades puede ser capaz de hacer buen flamenco. Sin embargo, he de reconocer que Andalucía es muy buena cuna de artistas flamencos. Los andaluces tenemos ese duende y ese matiz flamenco que falta en el resto de lugares del mundo.

4Me gustaría saber qué opina usted del papel de la mujer en la música y, particularmente, la mujer como guitarrista flamenca tanto solista como de acompañamiento (cante y baile).

Dentro del panorama actual de la música hay grandes mujeres que han dejado, y dejan, una gran huella allá por donde va y que contribuyen de forma muy fructífera en este mundo. Mujeres como Rocío Jurado o Niña Pastori son dos de las más grandes de la música y, dentro de sus palos, las mejores. Soy un gran defensor de la mujer y considero que, como en cualquier otro campo, su presencia no haría más que traer beneficios. En el mundo del flamenco, afortunadamente, hay muchas mujeres que cantan y acompañan, y que lo hacen verdaderamente bien. Pero sí, es verdad que hay escasez de mujeres guitarristas y a mi me gustaría que su número aumentara y pudieran contribuir al desarrollo del flamenco.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios