Arenas propone nueve grandes pactos para el cambio de Andalucía

  • El líder de los populares andaluces ofrece un "gobierno de reformas" con la ambición del pleno empleo frente al "conformismo y continuismo" del PSOE

Comentarios 35

El candidato del Partido Popular a presidir la Junta de Andalucía, Javier Arenas, inauguró ayer un nuevo ciclo del Foro Joly, en el que se pretende dar a conocer los retos y alternativas de futuro de las principales fuerzas políticas andaluzas de cara a las elecciones del próximo 9 de marzo, con una conferencia en la que ofreció un proyecto "de reformas" frente al "conformismo y continuismo" del gobierno socialista de Chaves que tiene como grandes ambiciones el pleno empleo y que "Andalucía sea la comunidad autónoma más influyente, líder en España".

Ante más de 200 personas en el Gran Hotel de Almería y en un acto patrocinado por Azvi, Arenas desgranó nueve grandes pactos, basados en el consenso y dentro de "un proyecto de defensa de la España común, por encima de la confrontación partidista que tan malos resultados nos ha traído a Andalucía". Los pactos por el pleno empleo y la competitividad entre los sindicatos y empresarios, por la reforma educativa, por el agua, por la investigación y desarrollo industrial de Andalucía, uno local para dar más competencias a los ayuntamientos, por el desarrollo de la Ley de Dependencia, por un nuevo plan de ordenación del territorio, por la defensa de los intereses de los andaluces en la Unión Europea y, por último, un acuerdo de financiación autonómica son las grandes reformas planteadas por el líder de los populares.

El presidente del PP andaluz planteó que el desempleo, el bajo nivel educativo de los jóvenes y los desequilibrios internos de los pueblos de Andalucía son los tres grandes fracasos y problemas sin resolver de la gestión de Chaves al frente de la Junta. Arenas insistió, recurriendo al informe PISA, en que "los andaluces son los jóvenes menos preparados para encarar el futuro" y, en este sentido, hizo especial hincapié en que "un buen sistema educativo es la mejor política económica". El que fuera vicepresidente con Aznar indicó que en el año 1982 había 423.000 desempleados en Andalucía y en 2008 más de 524.000, una cifra que, a juicio de Arenas, evidencia el fracaso de la política de Chaves y también la necesidad de un plan de choque. Sobre desequilibrios entre localidades, el líder del PP andaluz reconoció que el 90 por ciento de los pueblos no llega a la renta media de Andalucía y habló de un estatuto de los municipios rurales.

Sobre el pacto por el empleo y la competitividad, el presidente regional de los populares anunció más de 2.000 millones de euros de inversión para incentivar 500.000 contrataciones estables y la "dignificación social" de la formación profesional. En este sentido, Arenas argumentó que "mi gobierno estará obsesionado por la cultura emprendedora" y también planteó la necesidad de impulsar el desarrollo industrial de Andalucía. Sobre la reforma educativa, el candidato del PP se centró en el bilingüismo y planteó la importancia de la investigación como "receta imprescindible" en el futuro de la comunidad. Arenas se comprometió a destinar el 7 por ciento del PIB a la educación

Otra de las propuestas del líder del PP andaluz fue una reforma fiscal en la que se contempla una reducción de los impuestos sobre las viviendas y el patrimonio, así como incentivos para los planes de prevención de riesgos laborales y el fomento del I+D+I en las empresas. Arenas dejó bien claro su rechazo al Plan de Ordenación del Territorio Andaluz (POTA), sobre el que dijo que "llega con 20 años de retraso y sin consenso" y habló de un nuevo planeamiento que respete el medio ambiente, pero siempre ligado al desarrollo económico de los pueblos. Según el presidente del PP andaluz, "a los constructores les hace falta seguridad y confianza" y planteó la necesidad de alejar a políticos y alcaldes de las comisiones urbanísticas y dejarlas en manos de los ingenieros y arquitectos. Arenas criticó el intervencionismo de la Junta de Andalucía después de 20 años sin ninguna regulación y citó como ejemplo el "contrasentido" del hotel de El Algarrobico, que se ha ordenado demoler cuando ya tiene 26 plantas construidas.

El dirigente popular, que ya ha pasado a la historia de Almería al ser el primer candidato a presidir la Junta encabezando una lista de la provincia, explicó ayer que el cambio de Andalucía se alejará del "revanchismo" y el "rencor" y será "tranquilo y sosegado". Pasa, según Javier Arenas, por la senda del liderazgo y las reformas en los principales ámbitos de gestión de la administración autonómica. "Una Andalucía líder es posible", añadió Arenas, poco después de argumentar, ante la plana mayor del PP andaluz, que Almería es el ejemplo que todos deben seguir porque "es una de las provincias más meritorias del país, que casi sin infraestructuras y sin agua ha conseguido avanzar a base de mucha constancia, imaginación y capacidad emprendedora. Habló de "aire fresco y nuevo" en las candidaturas del Partido Popular y reiteró que representan el único voto útil en Andalucía para dejar atrás el "continuismo" del PSOE.

Al comienzo de su ponencia, minutos antes de hablar de los grandes pactos que promoverá el PP andaluz, destacó el papel del Grupo Joly y de su Foro de Debate como una de las tribunas más prestigiosas del país. Agradeció, además, al presidente del grupo, José Joly, su apuesta tan nítida por Andalucía y le felicitó por su "novena aventura editorial".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios