Detenido el máximo responsable de una organización criminal

  • Una orden europea de arresto pesaba sobre un ciudadano holandés de 38 años por tráfico de drogas y armas y blanqueo de capitales a nivel internacional

Comentarios 1

La Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de La Línea procedió, tras largas investigaciones, a la detención del ciudadano holandés P. J. J. D. J., de 38 años de edad, al que le constaba una orden europea de detención por Holanda por los delitos de tráfico de drogas, tráfico de armas y blanqueo de capitales.

Según informó la comisaría en un comunicado, este hombre era el máximo responsable de una organización criminal dedicada al tráfico transnacional de grandes cantidades de sustancias estupefacientes, tráfico de armas y blanqueo de capitales, a través de sociedades creadas en paraísos fiscales.

Agregó el Cuerpo Nacional de Policía que tiene constancia de que ha permanecido oculto en territorio español durante un largo periodo de tiempo, después de que consiguiera huir de Holanda tras las detenciones de diferentes miembros de su organización.

Fruto de las investigaciones realizadas se pudo determinar la existencia de diversas propiedades inmobiliarias ubicadas en las provincias de Cádiz y Málaga, así como cuentas bancarias a nombre de personas de su entorno (testaferros) y sociedades relacionadas con esta organización criminal, lo que hizo pensar que el arriba mencionado pudiera encontrarse en España.

Tras varios meses de búsqueda, la UDEV comprobó que residía en alguna localidad de la Costa del Sol, sin que se pudiera concretar la localización exacta.

El trabajo elaborado por los integrantes de este grupo de investigación incluyó el seguimiento de diferentes personas del entorno del reseñado, incluida su madre, a la que se siguió los pasos a lo largo de varias poblaciones de la Costa del Sol hasta que se logró la localización del ciudadano holandés en la localidad de Sabinillas (Málaga). Una vez ubicado e identificado plenamente, se procedió a su arresto.

Dentro de la misma operación, los agentes actuantes realizaron varios registros domiciliarios y llevaron a cabo el embargo de diversas propiedades inmobiliarias, cuentas corrientes y otros efectos bancarios en diferentes entidades.

Los efectos intervenidos en esta operación alcanzan una valoración que supera el millón de euros.

Tras la elaboración del amplio atestado policial en el que se reseñaron todas y cada una de las diligencias practicadas por los agentes dentro de la operación, el detenido fue puesto a disposición del juzgado central de instrucción de la Audiencia Nacional, en funciones de guardia, para su posterior entrega a las autoridades holandesas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios