Caso new flame

España llama a consultas a la embajadora del Reino Unido por la actuación de Gibraltar

  • La ministra de Medio Ambiente Cristina Narbona reclama "un mecanismo de vigilancia y control" para que no se produzcan nuevos accidentes en el Estrecho.

Comentarios 21

El Gobierno español ha convocado a la embajadora del Reino Unido en Madrid, Denise Holt, en relación a la actuación desarrollada por el Ejecutivo de Gibraltar tras el naufragio del barco chatarrero «New Flame», según ha anunciado hoy en Sevilla la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona.

La ministra, quien ha inaugurado un seminario sobre la aplicación de la Ley de Responsabilidad Medioambiental, ha señalado a preguntas de los periodistas que el Gobierno del Peñón ha comunicado al español que asume sus responsabilidades en relación al nuevo vertido producido este fin de semana tras el hundimiento parcial de este barco.

Narbona ha añadido que el Gobierno español reclama, como ha hecho en anteriores ocasiones, la puesta en marcha, junto al Reino Unido y Gibraltar, de «un mecanismo conjunto de vigilancia y control» para que no se produzcan nuevos accidentes como el del «New Flame» en el Estrecho de Gibraltar.

Fuentes del Ministerio español de Asuntos Exteriores han informado a Efe de que la embajadora del Reino Unido ha sido convocada esta tarde en la sede del departamento, donde se entrevistará con el director general de Política Exterior para Europa y América del Norte, José Pons.

Las autoridades españolas transmitirán a la señora Holt «la inquietud del Gobierno español por lo sucedido» y le pedirán a las autoridades británicas «que actúen» para acabar con la amenaza que representa el «New Flame», según han informado fuentes diplomáticas.

Según Narbona, al Gobierno del Peñón le «corresponde aclarar» cuál ha sido su actuación en relación a este suceso, en el marco de «las relaciones que existen entre el Gobierno de España, Reino Unido y Gibraltar».

La ministra ha reiterado que las responsabilidades de este vertido corresponden, en primer lugar, a la empresa propietaria del barco, a la que se le debe de exigir «a través de mecanismos del Derecho Marítimo Internacional», que en algunos asuntos supera las legislaciones nacionales.

Después se deben exigir responsabilidades al Gobierno de Gibraltar, pues el siniestro se ha producido en aguas «de su responsabilidad».

Según Narbona, el Ejecutivo del Peñón ha informado en todo momento al español de las vicisitudes de este naufragio y está en «una actitud de asunción de responsabilidades».

Ha añadido que el fuel llega a las playas de Algeciras «en cantidades poco significativas» y que la chatarra que carga el «New Flame» no incluye «contenidos peligrosos», como baterías de vehículos.

Con todo, ha matizado que corresponde a Gibraltar investigar y en su caso impedir que cualquier carga contaminante termine acumulándose en el fondo marino.

Ha reiterado que España se ha ofrecido a colaborar con Gibraltar para resolver este siniestro y ha recordado que está operativo un dispositivo de limpieza español, integrado por 24 operarios, 5 barcos y un helicóptero, que ayuda a los desplegados por la Junta de Andalucía y por municipios de la Bahía de Algeciras.

Narbona ha indicado que las malas condiciones meteorológicas impiden la actuación de los barcos y del helicóptero e incluso dificulta que los operarios «puedan mantenerse de pie sobre la playa».

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios