Fallece un lince macho de un año de edad atropellado en Jaén

  • La hipótesis más posible es que el animal siguiera el cauce de un arroyo buscando comida y un lugar que establecer como su territorio y en este camino se saliera de su hábitat hasta ser atropellado

La Junta de Andalucía informó el lunes de que un lince macho de un año de edad ha muerto tras ser atropellado en la carretera de Fuerte del Rey, en la provincia de Jaén. 

En declaraciones a los periodistas, la delegada provincial de Medio Ambiente, Amparo Ramírez, explicó que el cadáver se encontró la mañana del lunes temprano por parte de trabajadores del servicio de limpieza que iban en un camión de recogida de residuos sólidos, quienes entregaron el animal a la Guardia Civil.

El cuerpo del lince ya ha sido llevado a un centro especializado para que le practiquen una necropsia con el fin de averiguar más datos sobre qué puede haber pasado, si bien Ramírez indicó que la hipótesis más posible es que el animal siguiera el cauce de un arroyo buscando comida y un lugar que establecer como su territorio y en este camino se saliera de su hábitat hasta ser atropellado. 

Ante esta "mala noticia" y en su tarea por evitar por los atropellos, la delegada provincial de Medio Ambiente detalló que han puesto en marcha un ensayo experimental en un ejemplar de lince al que han puesto un transmisor que, a través de señales satélite, permita saber dónde se encuentra, de modo que si alguna vez se sale de su hábitat pueda ser recogido y devuelto. Al respecto, incidió en que si este método se demuestra efectivo, lo implantarán en todos los linces en libertad con unos collares. 

El responsable de la Junta en la recuperación del lince ibérico, Miguel Angel Simón, explicó a su vez que cuando los linces cumplen un año los padres les echan de sus territorios y tienen que buscarse un sitio propio para asentarse, es la etapa que denominan de dispersión. 

Según incidió, algunos ejemplares se dispersan mucho y pueden llegar a aparecer en los lugares más extraños, por lo que estimó que la teoría de que estuviera buscando un territorio es la más plausible frente a otras, como que el animal fuera abandonando allí por alguien que lo hubiera criado desde pequeño. 

Mientras tanto, el Plan de Cría en Cautividad del Lince Ibérico, según informó la Consejería de Medio Ambiente a finales de enero, ha logrado sacar adelante a once cachorros de este felino. En lo que se refiere a ejemplares en libertad, en estos últimos cuatro años han nacido unos 228 ejemplares de esta especie, 164 en Sierra Morena y 64 en Doñana.  

Durante 2007 no falleció por atropello ningún ejemplar y además las muertes por envenenamiento ya no se dan, como tampoco se producen fallecimientos por tiroteo merced al trabajo que se ha realizado conjuntamente con la Federación Andaluza de Caza, la Asociación de Propietarios Rurales Productores de Caza y Conservadores del Medio Natural de Andalucía (Aproca), y con la Asociación Empresarial de Criadores y Titulares de Cotos de Caza de Andalucía (Ateca), que ha hecho de los cazadores unos nuevos aliados en la conservación de este felino.

En la actualidad se han suscrito un total de 94 convenios con propietarios de fincas para colaborar en el desarrollo de programas de conservación de lince ibérico. De esta manera, la Administración autonómica llevará a cabo en más de 130.000 hectáreas linceras actuaciones destinadas a la recuperación en Andalucía de esta especie en peligro de extinción. Estas medidas consisten básicamente en la construcción de refugios de cría para el lince, la instalación de comederos y bebederos, señalización de zonas de reserva, desbroces, así como actuaciones para  la repoblación del conejo y la perdiz. 

En Andalucía se está desarrollando el proyecto para la Conservación y Reintroducción del Lince Ibérico del programa europeo Life Naturaleza, que cuenta con un presupuesto de 26 millones de euros, el de mayor entidad concedido nunca a España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios