El Gobierno valenciano dice que el acuerdo con Cataluña "en absoluto merma la solidaridad" del sistema de financiación

  • El vicepresidente de la Generalitat valenciana, Gerardo Camps, remarcó que es el Gobierno de España quien "tiene que poner las soluciones encima de la mesa" y hacer compatibles las peticiones de las diferentes comunidades

El vicepresidente segundo y conseller de Economía, Hacienda y Empleo de la Generalitat valenciana, Gerardo Camps, manifestó hoy que el acuerdo alcanzado con la Generalitat de Cataluña en materia de financiación autonómica "en absoluto merma la solidaridad" que el sistema "siempre debe contemplar", si bien advirtió de que junto a ese principio, las variables de autonomía y suficiencia financiera e igualdad "deben también primar".

Indicó que no ve "ninguna confrontación entre comunidades autónomas", ya que aunque ambos gobiernos consideran que el "principal argumento para la revisión del modelo" es el aumento de población, esto "no es incompatible con que otras comunidades puedan entender que hay que tener en cuanta otra serie de variables".

Camps, que se pronunció de esta manera a preguntas de los periodistas en la rueda de prensa posterior a la reunión del pleno del Consell, en la que dio cuenta de los datos de la EPA del primer trimestre del año, incidió en que junto con la solidaridad "los principios de suficiencia y autonomía financiera e igualdad deben también primar a la hora de la revisión del actual modelo".

Remarcó que quien "tiene que poner las soluciones encima de la mesa es el Gobierno de España", que es a quien corresponde "hacer compatible la petición de los gobiernos catalán y valenciano y muchos más gobiernos que coincidirán plenamente con esa solución" con la que puedan hacer "los gobiernos de Andalucía, Extremadura o de Castilla y León".

Incidió en que es el vicepresidente económico del Ejecutivo estatal, Pedro Solbes, quien debe "poner encima de la mesa las bases para la revisión de ese modelo de financiación y hacer compatible una cosa con la otra". "No creo que nadie pueda discutir que, en estos momentos, lo que ha hecho que haya mayores tensiones de gasto en los presupuestos de los distintos gobiernos autonómicos ha sido el aumento de población", que ha provocado que creciera también el gasto social, aseveró.

"Ni creo que nadie discuta también que estos años de crecimiento económico han traído consigo una mayor recaudación para la Administración General del Estado que para las administraciones autonómicas", apostilló. Tachó esta situación de "desequilibrio vertical", ya que el Estado "ha ingresado más por ese aumento de población de lo que lo han hecho las comunidades autónomas", en tanto que éstas "han aumentado más su gasto por una cuestión puramente competencial de lo que lo ha hecho la Administración General del Estado".

Así, apostó por "reequilibrar la relación entre ingreso y gasto que en estos momentos el modelo de financiación no acaba de contemplar". Para ello, explicó que la única variable del sistema que traía consigo "ajustes" es la de población. "Ni la dispersión de la población, ni el envejecimiento, ni la extensión del territorio, ni la insularidad eran revisables a lo largo de la vida del modelo de financiación que tenemos en estos momentos", indicó.

Especificó que en "absoluto estamos diciendo desde Cataluña y la Comunitat Valenciana que únicamente el aumento de población tiene que ser la variable a tener en cuenta para la revisión del modelo", ya que puede "haber otras, pero creo que es indiscutible que el aumento de población tiene que ser una" de ellas.

En este punto, aseguró que no ve "ninguna confrontación" entre autonomías. Remarcó que en Cataluña y en la Comunidad Valenciana, "ante retos comunes hay estrategias comunes", y destacó que la situación de los catalanes "de facto es la misma que tenemos más o menos en la Comunitat Valenciana".

A su juicio, "parece lógico que defendamos, porque somos gobiernos que representamos a la totalidad de los ciudadanos, las mismas estrategias ante la revisión del modelo de financiación que fue anunciada por el presidente Rodríguez Zapatero", aseveró.

Endeudamiento

Por otro lado, señaló que la petición que realizará el Ejecutivo valenciano al estatal para que les autorice incurrir en déficit si la previsión de crecimiento económico es inferior al tres por ciento supone una "medida anticíclica", ya que los gobiernos autonómicos y central "tienen que actuar como agentes dinamizadores de la economía en un momento en que, ya por sí misma, está teniendo tasas de desaceleración".

Gerardo Camps especificó que si la tasa de crecimiento, que hoy revisa el Gobierno estatal, se sitúa por debajo del 3%, "las comunidades autónomas podremos, con los programas de inversiones que ya tenemos presentados, cerrar el ejercicio no en equilibrio presupuestario sino con el déficit de la cuantía de ese programa de inversiones, que es del 0,25%". Si el crecimiento estuviera por debajo del 2%, "las comunidades podrían elevar la cuantía de ese programa de inversiones y cerrar el ejercicio con un déficit todavía mayor", aseveró.

Explicó que cuando un ejercicio se cierra con déficit "hay que recurrir al endeudamiento para poder, a su vez, suplir la falta de ingresos propios y alcanzar, por lo tanto, la financiación adecuada para esa parte de gasto que se va a producir". Afirmó que la medida anunciada ayer por el jefe del Consell, Francisco Camps, en el pleno de las Corts "no tiene relación directa con el plan anual de endeudamiento", con el que el Ejecutivo valenciano y el estatal "discrepan" en los "parámetros" que deben permitir tener mayor o menor capacidad de endeudamiento a la Comunitat.

Señaló que son cosas diferentes, y añadió que aprobar el programa de inversiones "trae consigo que se pueda cerrar con déficit en este ejercicio". "Si es así reconocido por Solbes para el conjunto de comunidades autónomas, los planes anuales de endeudamiento de 2008, no el controvertido de 2007, deberán contemplar para todas aquellas comunidades que hayan presentado un programa de inversiones y vayan a ejecutar el ejercicio con el déficit del 0,25, un mayor endeudamiento para cubrir esa cuantía", además del recogido "en sus planes de saneamiento económico financieros", explicó. Recordó que para 2008, la Comunidad Valenciana "no tiene ya plan de saneamiento y programa de estabilidad en vigor".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios