La Junta reclama a Nilefos que retire el expediente y negocie

  • La empresa se muestra dispuesta a hablar con la Administración y los representantes de los trabajadores · Los trabajadores preparan un calendario de movilizaciones

La Junta de Andalucía mostró ayer a Nilefos su postura en contra del procedimiento seguido por la empresa a la hora de presentar el expediente de extinción de contratos para el futuro cierre de la factoría, expresando su rechazo por la presentación sin una negociación previa con los sindicatos. En lo que fue un primer contacto (que no negociación), la Administración autonómica instó a la empresa a retirar el expediente y abrir un diálogo con los representantes de los trabajadores y la Administración.

Este encuentro se producía en la Delegación del Gobierno andaluz, hasta donde se desplazó el director de la factoría, Biswarup Tarafdar. La postura autonómica en la reunión fue muy clara: la empresa debería retirar el expediente de extinción de contratos, reunirse con los sindicatos y estudiar las alternativas a su problema en primer lugar, frente a la actuación que ha desarrollado hasta ahora, con la presentación directamente de un expediente para extinguir los 118 contratos y cerrar la factoría sin comunicarlo previamente. Una vez estudiadas esas alternativas, habría que analizar si el final de la actividad es la única solución o existe otra. Por ahora, el expediente ha sido rechazado por defectos de forma, un problema administrativo, pero lo que se reclama es su retirada mientras se negocian las posibles salidas a la situación de pérdidas acumuladas de la empresa e incremento del precio de las materias primas, según declara la compañía en el expediente.

Esas conversaciones podrían llegar en breve, ya que el director de la fábrica se ponía ayer en contacto con la Delegación del Gobierno para comunicarle la intención de la empresa de sentarse a hablar con Administración y sindicatos, un paso adelante en el conflicto generado por el anuncio de cierre. Para ello, tendrá que encontrar un interlocutor válido, puesto que el director de la fábrica también está incluido en el expediente.

Mientras se producía este primer encuentro, los trabajadores de Nilefos planteaban una serie de movilizaciones para reclamar el mantenimiento de los empleos. Según anunciaron ayer durante una concentración celebrada en la avenida Francisco Montenegro, a lo largo de los próximos diez días llevarán a cabo diferentes actuaciones a partir de las propuestas realizadas por los empleados de la factoría onubense, como concentraciones, protestas, sentadas y reuniones con las administraciones públicas.

En la jornada de ayer, los trabajadores se reunieron con el candidato de Coalición Andalucista a la Junta de Andalucía, Julián Álvarez, y se trasladaron al hotel Monteconquero para asistir a un acto público del PSOE, donde exigieron a los socialistas que "dejen clara su postura con respecto a la situación que estamos viviendo", y les pidieron que aclararan qué medidas "contra este tipo de despidos llevan en su programa electoral", según explicó Pérez Marroco.

De otro lado, los trabajadores de la fábrica siguen sospechando de "posibles irregularidades" en la venta de la factoría de Rhodia al grupo Madhvani, asegurando que "vamos a exigir responsabilidades y cuentas de dónde está el dinero de la venta de esta empresa, puesto que ese dinero de Rhodia es nuestro". A este respecto, el grupo Rhodia Iberia defendió ayer la "legalidad" de la venta, asegurando que ésta se produjo "cumpliendo con todas las relaciones contractuales e incluso facilitando y permitiendo la continuidad de la empresa y el mantenimiento de la plantilla".

Por otra parte, Pérez Marroco se refirió a las "graves consecuencias" que podría tener el cierre de la factoría onubense para otras tantas que se surten de sus productos, como "la empresa sevillana de detergentes Persán, que se abastece de un producto que sólo elaboramos nosotros en España", una especialidad única de tripolifosfato sódico".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios