Localizados cuatro de los supuestos agresores al equipo juvenil del Conil

  • Un jugador de 16 años se recupera tras sufrir una fisura craneal después de que un grupo de menores de entre 14 y 15 años armados saltaran al campo en Chiclana

Comentarios 4

El delegado de Deportes de Chiclana, José Blanco, aseguró ayer, después que el pasado domingo un grupo de jóvenes armados con cadenas, bates de béisbol y palos de golf agrediera a los jugadores del equipo juvenil del Conil en el campo chiclanero de El Fontanal, que los hechos "son totalmente ajenos al tema deportivo", ya que "según las primeras investigaciones, todo apunta a una revancha".

José Blanco adelantó que las primeras investigaciones policiales "han permitido ya la identificación de cuatro de los menores que participaron en la pelea" aunque aclaró que no se ha practicado ninguna detención.

Según los datos a los que ha tenido acceso este periódico, entre el grupo de jóvenes que agredió a los jugadores del Conil figuran algunos componentes de un equipo de fútbol juvenil de Chiclana. Parte de estos jóvenes ya mantuvieron un enfrentamiento con el equipo ahora agredido con motivo de un encuentro de fútbol disputado la pasada temporada en Conil.

Sin embargo, y según apuntan algunas fuentes, incluido el propio delegado municipal de Deportes de Chiclana, los hechos que desencadenaron esta agresión, a falta aún de confirmación oficial, tuvieron lugar hace dos semanas en una discoteca de Conil. Entonces ambas partes mantuvieron un primer enfrentamiento en el que los chiclaneros lograron identificar a jugadores del Conil.

Las fuentes señalaron que los agresores, tras la pelea, sabiendo que debían visitar Chiclana en el plazo de dos semanas, habrían acordado tomarse la revancha entonces. Para ello, no dudaron en acceder al campo de El Fontanal saltando la valla que lo rodea, razón por la que, según explicó el delegado municipal de Deportes, "no se pudo detectar la presencia de estos objetos contundentes, como cadenas, palos y bates de beisbol, además de pinchos que, afortunadamente, no llegaron a utilizar".

El grupo, que según las fuentes estaba formado por unos 15 o 20 menores de 14 o 15 años, accedió al recinto bastante antes de que comenzara el partido, permaneció en su lugar hasta el minuto 55 de partido, momento en el que, al grito de "¡a por ellos!", se lanzaron al terreno de juego en grupo para agredir a los jugadores del Conil, tres de los cuales resultaron heridos, uno de ellos de cierta gravedad.

La peor parte se la llevó el jugador Juan Román, de 16 años, que ayer se recuperaba de su herida en el Hospital Puerta del Mar de la capital gaditana. Como testigo de primera mano, relató que de repente vio "cómo por los menos cuarenta personas entraban en el campo y se iban hacia un compañero, todos hacia el primero que pillaron". Juan contó que se dirigió a ayudarlo y cuando tiraba del brazo de uno de los agresores, "me dieron un golpe fuerte en la cabeza. Ahí perdí el conocimiento".

El futbolista recibió nueve puntos de sutura y tres grapas en su cabeza a consecuencia del golpe. Los médicos le han diagnosticado una fisura craneal además de un pequeño coágulo que, en un primer momento, llevó a los facultativos a barajar la posibilidad de una intervención quirúrgica. Finalmente, los resultados de un TAC hacen prever que el joven podría recibir el alta hospitalaria en pocos días.

Juan atribuye los hechos a "una cosa premeditada" ya que, apunta, "allí había menores y mayores con pasamontañas y se fueron aglomerando en un rincón del campo hasta buscar el momento para saltar".

Aunque la lesión de Juan Román ha sido la más grave, el futbolista juvenil pudo ver antes de perder la consciencia agresiones al segundo entrenador, que también ha recibido puntos. "A otro compañero le han partido el pómulo y casi todos los jugadores se han llevado algún golpe", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios