El 'New Flame' genera un conflicto diplomático entre Madrid y Londres

  • El Ejecutivo español comunica a la embajadora británica que se reserva el derecho a emprender acciones legales · La Junta aprueba hoy denunciar a Gibraltar ante las autoridades europeas

Comentarios 7

El tercer escape de fuel del chatarrero New Flame, encallado en las aguas de Gibraltar desde el pasado agosto, parece haber acabado con la paciencia de los gobiernos español y andaluz cuando ya queda menos de un mes para la convocatoria electoral. Las playas de Algeciras se llenaron este fin de semana nuevamente por galletas de hidrocarburos procedentes de este buque prácticamente hundido y con 42 toneladas de chatarra en su interior. A pesar de que se trata de la fuga de menor importancia desde que se produjera el accidente del barco, el Ministerio de Exteriores convocó ayer a la embajadora británica en España, Denise Holt. El director general de Política Exterior para Europa y América del Norte, José Pons, fue el encargado de transmitirle que España se reservará el derecho de emprender las acciones legales que estime oportunas contra el Reino Unido y contra la empresa de salvamento marítimo que gestionó el rescate del New Flame.

Pons le trasladó a la embajadora la queja del Gobierno español por la manera en que las autoridades gibraltareñas han llevado a cabo las labores de salvamento, así como por la falta de reacción del Reino Unido en la crisis. A partir del marco que brinda el Foro de Gibraltar, en el que participan los tres gobiernos, Pons urgió a las autoridades británicas y a las gibraltareñas a que establezcan los mecanismos necesarios para hacer frente a accidentes como el del chatarrero. La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, insistió en esta idea desde Sevilla y reclamó la puesta en marcha, junto al Reino Unido y Gibraltar, de "un mecanismo conjunto de vigilancia y control" en el Estrecho.

Mientras el Gobierno español estudia acciones legales, la Junta de Andalucía tiene ya decidido acudir a las autoridades europeas para denunciar la gestión que ha realizado la colonia británica de este incidente. El presidente Manuel Chaves anunció que el Consejo de Gobierno aprobará hoy las actuaciones en el ámbito judicial contra las autoridades gibraltareñas para recuperar el gasto en la limpieza de las playas de Algeciras, entre otros daños ocasionados. Chaves, que ya en diciembre anunció que su Gobierno denunciaría a Gibraltar, señaló que la Junta no tiene la obligación de comunicar su decisión a las autoridades del Peñón, con las que no tiene "ningún contacto ni relación". El Gobierno andaluz plantea además iniciar acciones de responsabilidad civil tanto contra el armador como contra la aseguradora del barco.

También el alcalde de La Línea, Juan Carlos Juárez (PP), se unió a los anuncios de denuncias y aseguró que este Ayuntamiento llevará a los tribunales al Gobierno gibraltareño y a la armadora del buque, de bandera panameña.

El ministro principal de Gibraltar, Peter Caruana, argumentó que este último incidente en el barco "entraba dentro de lo previsible" y recordó que desde su Gobierno "lo anunciamos en nuestras presentaciones técnicas". Caruana aseguró que el Peñón cumplirá con sus obligaciones, pero quiso restar importancia a lo sucedido. "Lo que se ha producido ha sido una pequeña salida de fuel, una mancha", por lo que "no se debe hablar de chapapote", dijo, en declaraciones a RNE. Además, aseguró que Gibraltar se encuentra en "estrecho contacto "con el Ministerio de Fomento y la Junta de Andalucía".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios