Países ribereños del Mediterráneo acuerdan respetar 100 metros de costa

  • La Declaración de Almería adopta un protocolo que obliga a las partes a no construir en la primera línea del litoral

Comentarios 1

"Los acuerdos alcanzados por los 21 países ribereños en Almería han marcado un hito para la conservación del Mediterráneo". Así lo indicó ayer el director general de Costas, José Fernández, en la última sesión de un congreso donde "se han alcanzado acuerdos esenciales que no sólo van a contribuir a reforzar los mecanismos para trasladar a la opinión pública una mayor visibilidad del convenio internacional, sino también un instrumento de protección y estímulo de la biodiversidad en todo el ámbito del Mediterráneo, tanto en protección de especies como en la declaración de áreas marinas protegidas y de zonas de especial interés".

El Protocolo de Gestión Integrada de la Zona Costera, que será ratificado el lunes en Madrid por todas las delegaciones, es de carácter vinculante. Constituye la "piedra angular" de esta conferencia, que se ha celebrado esta semana con el objetivo de lograr una mayor protección del medio marino y frenar los efectos del cambio climático. Hay una serie de medidas concretas aprobadas en la Declaración de Almería, como la prohibición de construir en todo el Mediterráneo a no menos de cien metros de la línea conocida como de dominio público, lo que supondrá el alivio de la presión urbanística sobre el litoral. No hay ninguna fecha límite y, como es un convenio que firman 21 países, cada uno tendrá que adaptar su legislación. "Desde luego, a partir de ahora sí existe la obligación de que todos trabajemos en ese sentido y empecemos a desarrollar una legislación que tengan en cuenta que no se puede seguir abusando de la presión sobre la orilla", avanzó el director general de Costas. También se han acordado medidas como establecer un plazo, hasta 2011, para identificar especies en peligro o que tengan necesidades más específicas de protección.

Fernández hizo hincapié en que el aspecto más esencial de la conferencia ha sido la adopción del protocolo para la gestión integral de las zonas costeras. "Es algo primordial y que en la Unión Europea no ha pasado de ser una mera recomendación a los países miembros. Sin embargo, los países del Mediterráneo lo hemos adoptado como un mecanismo vinculante para todos los estados". A partir de ahora, la gestión de las zonas costeras no se enfrentará de una forma sectorial, sino como un interés común "estimulando participación de todos los actores".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios