Valderas intenta frenar el primer amago de división de IU en el Parlamento

  • El coordinador regional advierte a Sánchez Gordillo que deberá abstenerse en la investidura de Chaves si así lo decide el grupo

Tan sólo se ha celebrado el primer Pleno de la VIII Legislatura, el de constitución de la Cámara, pero en el Grupo parlamentario de Izquierda Unida ha dado comienzo el habitual cruce de opiniones respecto al sentido del voto en decisiones de peso, como la investidura de Manuel Chaves como presidente de la Junta, que tendrá lugar el próximo día 17.

El portavoz y coordinador regional de IU, Diego Valderas, reiteró ayer que ni la Ejecutiva de la federación de izquierdas ni sus seis diputados en el Parlamento han decidido aún si éstos se abstendrán o votarán en contra de la reelección de Chaves, pero aseguró que la decisión final, sea cual sea, "amarra a todo el grupo", es decir, será vinculante para todos sus integrantes.

El aviso de Valderas, que se entrevistó con la presidenta del Parlamento, Fuensanta Coves, iba dirigida expresamente al diputado por Sevilla y líder del CUT, Juan Manuel Sánchez Gordillo, quien ayer mismo -y tras conocer las declaraciones del responsable de IU en Andalucía- reiteró a esta redacción que su voto y el de sus compañeros será negativo a la reelección de Chaves.

En contraste, Valderas había sostenido algo bien distinto: "No hemos decidido en el seno del grupo el sentido del voto a la investidura de Chaves, ya que lo coherente y razonable es escuchar primero el discurso y esperar a que la Ejecutiva de IU presente su mandato".

De esta forma, subrayó que la decisión final dependerá de los compromisos y las políticas que anuncie Chaves. Así, apuntó que en los próximos días trasladará al candidato socialista unos 16 puntos que considera que deben "marcar la política, y que por lo tanto deben estar presente en el discurso de Chaves". No obstante, el líder de IU en Andalucía destacó que hay "más de mil razones para votar no a la investidura a Chaves", aunque "lo políticamente correcto es escuchar el discurso y realizar un análisis político".

En cuanto a la decisión de Sánchez Gordillo de votar no a la investidura de Chaves con independencia de lo que decida el resto del grupo parlamentario, Valderas advirtió que la decisión que se tome deberá ser llevada a la práctica por los diputados ya que "nos debemos al reglamento de funcionamiento del grupo".

No obstante, en este punto, hizo una salvedad, ya que "existen casos en los que por cuestiones de conciencia de puede dar la libertad de voto". Además, apuntó que Sánchez Gordillo se ha expresado con "total legitimidad", pero "ahora será el grupo el que decida, y esta decisión amarrará a todo el mundo".

En cuanto a la posibilidad de que se sancione a Sánchez Gordillo en el caso de que rompa la disciplina de voto, Valderas dijo que no cree en sanciones, sino en proyectos y "actos políticos, por lo que debemos estar muy cohesionados y realizar un trabajo colectivo".

Sánchez Gordillo, muy en su línea, se mantuvo firmemente en contra de dar la abstención al candidato socialista y negó cualquier posibilidad de que la Ejecutiva o el grupo parlamentario de IU se manifiesten de forma distinta. "Es una decisión que prácticamente está tomada", aseveró.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios