El cadáver del joven desaparecido en Málaga es hallado en un barranco

  • Las principales hipótesis apuntan a que se precipitó de una altura de unos 60 metros cerca de Canillas de Aceituno y excluyen la participación de una segunda personaLos delitos por los que ya ha sido arrestado el autor principal, se cometieron en Cádiz hace 13 años

Comentarios 7

El cadáver de Manuel Martín Hidalgo, el menor de 15 años de Canillas de Aceituno (Málaga) cuyo paradero se desconocía desde el pasado 31 de marzo, fue encontrado ayer en el fondo de un barranco en una zona escarpada situada a dos kilómetros del municipio, conocida como Peña Grande.

Fuentes de la Guardia Civil señalaron que todo apunta a que el fallecido se quitó la vida, aunque no se descarta la hipótesis accidental hasta conocer los resultados de la autopsia que estaba previsto que se le practicase por la tarde.

El hallazgo del cuerpo sin vida de Manuel Marín, cuya búsqueda movilizó a todos los vecinos de Canillas y a los miembros de cuerpos de seguridad y rescate de diversos puntos de la provincia, se produjo sobre las 11:15 a los pies de un barranco de gran altura. Efectivos del grupo de montaña de la Guardia Civil, que participaban en el dispositivo de búsqueda de 75 personas que ayer se puso en marcha y a los que precisamente se les había asignado la inspección de esa zona por ser escarpada y de difícil acceso, divisaron el cadáver a los pies del acantilado, de unos 100 metros de altura, y dieron la voz de alarma.

El cadáver se recuperó por tierra en torno a las 15:30, y después fue trasladado en un vehículo hasta el campo de fútbol municipal, donde se instaló un hospital de campaña en el que el médico forense y un familiar identificaron el cuerpo, que vestía la misma ropa del día de la desaparición y que portaba las llaves que se llevó el desaparecido.

El guarda y celador forestal de Medio Ambiente que encontró el cadáver, José López, manifestó que, aunque el riesco tanga una algura de unos 100 metros, Manuel se pudo precipitar desde unos 60. Además, señaló que el fallecimiento se pudo producir el mismo día de la desaparición. José López explicó que durante las primeras búsquedas del joven en la sierra se pasó muy cerca del lugar en el que finalmente se halló el cuerpo, pero que ayer se pudo observar porque se abordó la zona desde otro punto.

El subdelegado del Gobierno, Hilario López Luna, dejó claro ayer en Canillas que el menor no fue empujado por nade. "O se ha caído o se ha arrojado", concluyó.

El cadáver fue desplazado al Instituto de Medicina Legal de Málaga, cuyo director le practicó la autopsia. La prueba confirmó que la muerte se debió a "una clara precipitación de altura". Al cierre de esta edición se estaba a la espera de la autorización del juez instructor de Vélez-Málaga para trasladar a Canillas el cuerpo de Manuel Marín.

La pista del joven se perdió cuando le dijo a un amigo que no iba a ir al entrenamiento de fútbol y después nadie lo volvió a ver.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios