La investigación policial apunta a un vecino de la pequeña Mari Luz

  • El sospechoso se esfumó con su coche el lunes, cuando la Policía iba a proceder a su inspección · Cientos de onubenses piden en la calle la vuelta de la niña

Comentarios 3

La investigación de la Policía Nacional sobre la desaparición de la pequeña Mari Luz Cortés en Huelva daba ayer un giro y apuntaba hacia un vecino de la niña. Los investigadores estrechaban el cerco en torno a este individuo, localizado en algún punto de Andalucía después de desaparecer de la capital sólo un día después de que lo hiciera Mari Luz.

Según fuentes del entorno familiar, la Policía Judicial había estado buscando a esta persona desde el pasado lunes, cuando se le perdió la pista a pesar de residir en la capital desde hace años y estar en la barriada el día de la desaparición de Mari Luz. Esta persona podría contar además con antecedentes relacionados con un delito sexual según estas fuentes.

Los hechos se remontan a las siete de la tarde del pasado domingo, momento en que los agentes registraban el vehículo del vecino, que vive muy cerca del domicilio familiar de los Cortés Suárez, sólo un poco después de que los familiares denunciasen la desaparicion de la pequeña y se iniciasen las batidas de búsqueda por la barriada.

Un día más tarde, cuando los perros de la Policía se disponían a inspeccionar el coche azul del vecino para detectar cualquier posible rastro de la pequeña, habían desaparecido. El hombre ha permanecido en paradero desconocido hasta que en la tarde de ayer los agentes lo localizaron fuera de Huelva, en algún punto de la comunidad autónoma aún por confirmar. En la noche de ayer, los agentes mantenían una conversación con esta persona, que aún no había hecho ninguna declaración respecto al caso.

Con la localización del vecino de la pequeña Mari Luz se daban pasos en una dirección muy concreta, algo a lo que parecía referirse el padre de la pequeña en la tarde de ayer cuando afirmaba estar seguro de que la Policía "está trabajando sobre alguna pista", además de augurar que "pronto habrá noticias" aunque todos los miembros de la familia afirmaban al tiempo que no se había producido ninguna novedad en la investigación policial. También parecen referirse a esta detención otras palabras del padre de Mari Luz, quien ayer aseveraba a este diario que la Policía investigaba el entorno más cercano de la niña, especialmente "de los que tienen las manos manchadas", algo que podría concordar con los posibles antecedentes penales del retenido. A la espera de confirmar la participación de este vecino en los hechos, la Policía Judicial también ha estado investigando otras posibles pistas sobre la desaparición de la niña.

En paralelo, continuaban las batidas de búsqueda de la pequeña que no han cesado desde el momento de su desaparición. Ayer se decidía ampliar el ratio de búsqueda que hasta el momento se había centrado en la capital, y la Guardia Civil también estaba participando en labores complementarias en diferentes puntos de la provincia. La Policía portuguesa aseguraba ayer estar trabajando "de forma intensa" en la región del Algarve por su cercanía con la provincia. Esta búsqueda ya de carácter internacional también se ha ampliado a Francia, un país con el que, según el padre de la niña, se han establecido contactos al respecto.

Mientras los agentes proseguían con la investigación del caso, cientos de onubenses salieron a las calles de Huelva con el lema "Queremos a Mari Luz". Sus compañeros y profesores del colegio, familiares, vecinos, amigos, representantes políticos y ciudadanos anónimos recorrieron el camino entre la barriada de El Torrejón, donde vive la pequeña con sus padres, y la Subdelegación del Gobierno. Los lamentos se multiplicaron durante las dos horas que duró la marcha, encabezada con una larga pancarta con familiares. La madre de Mari Luz no pudo asistir finalmente y tuvo que recibir la atención de miembros de la Cruz Roja.

El obispo de Huelva, José Vilaplana, leyó una carta con un mensaje de solidaridad a la familia, de fuertes convicciones cristianas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios