Los nuevos juzgados de Málaga, sin solución al hedor a cadáver

Las causas del mal olor por una autopsia que el pasado día 3 obligó a desalojar por unas horas uno de los juzgados de guardia de la Ciudad de la Justicia de Málaga siguen sin esclarecerse. Un equipo de ingenieros de las constructoras que hicieron el edificio de la Ciudad de la Justicia de Málaga inspeccionó los pasados días 3 y 4 de enero todos los sistemas de aspiración y ventilación de aire de las instalaciones del Instituto de Medicina Legal (IML) y el resto de las dependencias del sótano, sin que se detectase ninguna anomalía, según indicó ayer la Junta de Andalucía. Además, el Gobierno autonómico concretó que un inspector de Sanidad constató el día 4 que "no había mal olor en las dependencias en las que se denunció el incidente".

El pasado lunes, los responsables del Servicio de Patología del IML arremetieron contra la delegada provincial de Justicia, Aurora Santos, que el día de los hechos dijo que la necropsia no se había hecho en la sala adecuada. Según los forenses, la propagación del hedor se debió a un "fallo gravísimo" de las instalaciones.

En la nota, firmada por el jefe del servicio de Patología Forense, José Luis Palomo, y el jefe de sección de Histopatología, Valentín Ramos, se explicaba que usaron la sala general, destinada a necropsias normales, y no una específica que hay para cadáveres en avanzado estado de putrefacción -como era el caso- "por una avería". En su opinión, se han puesto de manifiesto deficiencias ya comunicadas a las autoridades competentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios