Antonio Fernández, consejero de Empleo

"Nuestro objetivo del pleno empleo no está olvidado en absoluto"

  • El máximo responsable andaluz en materia de empleo afronta, a sus 51 años, otra legislatura por delante con el reto de acabar con el paro y los accidentes laborales

Comentarios 16

Pese a llevar toda una vida dedicada a la política y estar arropado por algunos amigos y parte de su familia empezando por su madre, el consejero de Empleo, Antonio Fernández, prometió el lunes su cargo algo nervioso, en el Monasterio de Santa María de las Cuevas de la Isla de la Cartuja, en Sevilla. No pocos dudaron de su continuidad al frente de la consejería menos agradecida, junto con Obras Públicas, pero a este abogado laboralista jerezano, de 51 años, que ha sido concejal, diputado provincial y ahora parlamentario andaluz, le quedan por delante otros cuatro años de duro trabajo luchando contra la siniestralidad laboral y, sobre todo, el desempleo. "Vamos a poner las bases para lograr el pleno empleo", afirma, convencido, en su primera entrevista de la legislatura.

-¿Cuándo le comunicó el presidente Chaves que continuaría al frente de Empleo?

-Cuando obtuvo la confianza del Parlamento, el jueves pasado, apenas tardó 48 horas en conformar el nuevo Gobierno. Me llamó por teléfono y me lo dijo. Hay quien lo ve como una novela de suspense, pero se trata de respetar los plazos estrictamente marcados.

-Con el Gobierno de Zapatero y también con el de Chaves se ha hablado mucho de cuotas por comunidades y provincias, respectivamente. Por cierto, que usted ha sido el único, finalmente, por Cádiz, frente a los tres consejeros por Sevilla y cuatro por Jaén, por ejemplo. ¿Qué opina de estos debates?

-Sin renunciar a mi origen gaditano, jerezano, santiaguero…, me gustaría que nos vieran en el ejercicio por todos los andaluces. Uno es de donde vive, pero no supone mayor peso el hecho de nuestro nacimiento. Yo nací en Jerez, me hice políticamente en Cádiz y llevo 14 años en Sevilla.

-¿Cuáles son las líneas maestras de su consejería para la legislatura?

-Como no podía ser de otra manera, tenemos que obtener el crecimiento en materia de empleo para poner las bases suficientes para llegar al objetivo del pleno empleo en 2013. No es un objetivo en absoluto olvidado.

-Pero el presidente Chaves no lo mencionó en su discurso.

-No, porque el discurso es para esta legislatura. La propuesta del pleno empleo es para 2013. La oposición debe saber que es un objetivo no de legislatura. Durante la legislatura debemos avanzar hacia el pleno empleo y, a corto plazo, debemos orientarnos hacia algunas metas. Por ejemplo: dar respuesta hacia un crecimiento coyuntural que se están produciendo en los mercados de trabajo. La tónica esta pasada legislatura fue que cuanto más creció la ocupación, más creció la demanda, algo de lo que por cierto nos alegramos, sobre todo por el repunte de las mujeres. Ahora tenemos que atender al incremento de los parados del sector de la construcción, que en un año han superado la media.

-¿Habrá medidas de ayuda para este sector en particular?

-Habrá un conjunto de medidas, que se sumarán a las que ha dado Madrid. Espero abordar empleabilidad, formación, formación en alternancia con el trabajo… Y repito: la construcción no está mal, sino que ha crecido espectacularmente en los últimos tiempos y en estos momentos vamos a la normalización del número de ocupados en el sector.

-No le gusta hablar de crisis.

-No, porque no se puede hablar de crisis en un sector que tiene de media 400.000 ocupados y que en tres años se sitúa en 505.000. Ahora, cuando tiene que volver a su origen, cuando tiene que volver de media a los 400.000 ocupados, no se puede hablar de crisis. Lo que pasa es que hay un volumen de trabajadores que tiene que transitar a otros sectores, como antes se transitó del campo a la construcción. Estamos en un tiempo en que el tránsito en el mercado de trabajo no debe plantearse como crisis, sino como transición de recursos.

-¿Y está Andalucía preparada para minimizar el impacto de esta crisis o tiempo de tránsito, como usted dice?

-En otros tiempos, aquí decíamos que cuando los demás se resfriaban nosotros cogíamos una pulmonía. Y hoy, con elementos graves fuera de nuestra economía, Andalucía resiste bastante bien la coyuntura de una materia prima como el petróleo con precios nunca vistos o una recesión del mercado financiero nunca vista. Los últimos datos del paro del mes pasado así lo reflejan.

-Jerez se asoma a los 20.000 parados. ¿Qué mensaje le lanza a los más escépticos?

-Me gustaría que se vieran dos cosas: hay 20.000 nuevos demandantes y cerca del veintitantos por ciento de crecimiento de ocupación. Son las dos caras de la misma moneda. Esto significa que tenemos que hacer un esfuerzo porque no es suficiente para los nuevos demandantes. Más formación y más inversión, ya que es una ciudad en ebullición.

-¿Habrá más fondos para formar a los desempleados, en general?

-Sí, pero no es sólo un problema de formación. Es un problema de que los ciudadanos tengan la conciencia de transitar y por tanto formarse hacia los mercados emergentes. Ejemplo, un tubero de la construcción tiene que formarse como tubero de la conducción de gases. La formación tenemos que acompasarla con los sectores emergentes que la economía está creando. Ése debe ser nuestro esfuerzo. Hay un crecimiento de puestos emergentes que tenemos detectados provincia por provincia.

-La siniestralidad sigue siendo un problema emergente. El año pasado en la provincia de Cádiz se duplicaron los accidentes. ¿Qué se puede hacer para dar mayor cobertura a los trabajadores?

-Sin descartar los datos que yo mismo reconozco, lo cierto es que la siniestralidad en Andalucía ha bajado en términos globales y en todos los supuestos: leves, graves y mortales, casi en 10 puntos porcentuales. Esto es fruto del plan de prevención de riesgos laborales, en el que se invirtieron 62 millones. Ahora vamos a poner en marcha el segundo plan de prevención. Y hay un requisito: o fortalecemos la cultura preventiva y todos cumplimos o difícilmente se puede poner un policía por cada empresario y cada trabajador. Si se incrementa la formación, la siniestralidad se puede combatir. Conste que los últimos supuestos de siniestros ocurridos están muy alejados de una relación laboral normalizada.

-¿Aboga por cambiar la normativa?

-No, la normativa de España es la mejor, y la que más se cumple, pero fuera de los cánones se dan unos siniestros que… Porque claro, una empresa irregular que no se da de alta..., lo que no cumple nunca es la prevención de riesgos laborales. Y cada día se repite más esto fuera de las relaciones normales laborales y fuera de los grandes núcleos de población. El nuevo plan tendrá que atajar los pequeños y medianos núcleos de población y la economía sumergida.

-Muchos inmigrantes regresan a sus países de origen, entre otras razones, porque la crisis les afecta particularmente. ¿Qué opina?

-Es un hecho histórico. Igual que España puso en práctica una política de retorno en los 80 para que regresaran los muchos emigrantes que fueron a Alemania o Bélgica, ahora existen países como Polonia y Rumanía que necesitan sus propios recursos para prosperar, gracias, también, a la solidaridad de otros países de la UE. Nos queda agradecerles su colaboración. Esto no es más que un hecho cíclico que supone un incremento de bienestar en los países de los ciudadanos que en base al hambre abandonaron su tierra.

-Los empresarios, en distintos foros, apuntan a la congelación salarial para paliar la crisis.

-No es una pretensión nueva, de la misma manera que los sindicatos desean un mínimo salarial de mil euros. Lo que está claro es que el coste salarial global tiene que tener un momento en el que sea competitivo. Andalucía todavía lo es, pero tiene que serlo en base a crecimiento en eficiencia, innovación, investigación…

-La quiebra técnica de la constructora jerezana Fivesur fue la punta de lanza de una crisis que en Andalucía ha arrastrado a muchas otras empresas. Usted medió ante la banca para que auxiliara a Fivesur, pero al final no fue posible, entre otras razones, por la crisis financiera y porque había que poner de acuerdo a muchas entidades. ¿Cree que una caja única ayudaría a la Administración en momentos puntuales con más garantías?

-Ver el problema sólo en la parte final es un poco injusto. No sé si Fivesur, porque no lo estudié, o las constructoras, en general, han practicado la política del ahorro, como la hormiguita, en previsión de los tiempos de escasez. También habría que ver si Fivesur ponderó bien sus activos. En segundo lugar hay una actitud bancaria mundial. Hay muchas empresas solventes que aun teniendo mercado ahora les falta liquidez porque la banca no les da préstamos. Estamos en un tiempo duro y es difícil. En cualquier caso, se dan pasos para que una gran banca sirva, sobre todo, para invertir en innovación y desarrollo.


-El sector aeronáutico es la gran esperanza para muchas poblaciones andaluzas. Sin embargo, da la sensación de que las inversiones llegan a salto de mata.

-No, no, a salto de mata no. Está muy bien programado el paso al sector aeronáutico. No, no. Y hay otros empleos emergentes muy importantes: por ejemplo, lo relacionado con la soldadura, la tubería, la jardinería, la dependencia… Un inciso, en términos de amistad: pregunte a los lectores quién atiende a los mayores en nuestros hogares. Mayoritariamente, son los inmigrantes, y, si responden con el corazón en la mano, no en condiciones debidas. En el mercado hay huecos de empleo, pero todos tenemos que poner de nuestra parte.

-La reindustrialización de la Bahía y Jerez, tras la desaparición de Delphi, está aún pendiente. ¿Se cumplirán los plazos dados?

-El Primero de mayo empiezan los cursos de especialidad de las diez empresas que tienen el compromiso de instalarse. Ya tenemos preparado el dispositivo: 52 aulas de formación, 300 ordenadores portátiles y 103 acciones formativas. Habrá cinco grandes grupos donde se encuadrará a las diez empresas.


-Cambiemos de tercio, para terminar. En la pasada campaña electoral electoral, la división interna del PSOE de Jerez se visualizó de algún modo. ¿Se sintió usted poco arropado?

-Lo de la división interna no lo asumo. Sí me hubiese gustado tener más presencia durante la precampaña y la campaña en mi ciudad, porque es la vocación que tiene uno. El hecho objetivo es que estuve menos de lo que me hubiese gustado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios