Dionisio Godoy, un pintor influido por el inagotable estímulo de Celia Viñas

La profesora escribió su último artículo para la presentación del acuarelista en sociedad. El artista concluyó ayer su última muestra en la Sala de Exposiciones de Unicaja con éxito de público y crítica

Fran Murcia / Almería | Actualizado 17.01.2009 - 05:00
zoom

El pintor ha expuesto en Unicaja después de cuatro años sin hacerlo.

Share
La fatalidad provocó que el último artículo que escribiera la escritora y profesora Celia Viñas se lo dedicara en 1954 a la primera exposición del pintor almeriense Dionisio Godoy. Las palabras de su profesora de Instituto han marcado de forma determinante al artista y la huella de la docente sigue vigente en el recuerdo y en la obra del acuarelista. Así, ayer concluyó, en la Sala de Exposiciones de Unicaja, la muestra Dionisio Godoy. Cuatro años después.

Para el pintor, las palabras que le escribió su profesora fueron un aliciente para crear: "Su artículo fue un acicate para que en el futuro me pareciera un poco a lo que ella vaticinaba. No lo he conseguido, lo que me hace seguir trabajando. Ella animaba a los alumnos que tenían aficiones artísticas o literarias. El estímulo de Celia Viñas no acaba nunca".

Según Godoy, su pasión por el arte es genético: "Viene de nacimiento. Mi familia procede de un ámbito artístico. Mi abuelo, que nació en 1840, traía pinturas a mi casa".

La primera muestra del artista, que hace cuatro años cumplió su cincuenta aniversario, estuvo compuesta de "óleos y acuarelas". Godoy recuerda la exposición con buenos recuerdos: "Acudieron las autoridades eclesiásticas y civiles. Fue en el Casino Cultural, que actualmente es la Delegación del Gobierno".

A partir de los años 70, el pintor se dedicó a la acuarela: "Había muchos condicionantes de ambiente. Uno de ellos era el escaso espacio en nuestros habitáculos. Cuando pintábamos acuarela sólo necesitábamos nuestro caballete para salir fuera a crear".

Godoy explica algunas ventajas de la acuarela: "Es más rápida si sale digna. La trato con menos humedad".

El artista bebe de las distintas influencias de la pintura: "En el arte hay que cultivarse. En esta faceta artística, se comienza preferentemente por los clásicos pasando por toda la amalgama de ambientes de los que no se puede prescindir".

El pintor señala su estilo en el mundo de la pintura: "No me gusta encasillarme. En la obra tengo bastante libertad. Siempre he seguido una línea figurativa que tiene bastante soltura".

El pintor refleja en su obra elementos que le rodean: "La naturaleza ha sido mi fe inspiradora. Me ha aportado una gama muy amplia. La montaña, el mar...".

El principal proyecto de futuro de Godoy es "seguir pintando y continuar con la investigación de los artistas almerienses del siglo XIX". El pintor afirma que el paso de los años influye en su producción pictórica: "La edad te va condicionando para aprovechar el tiempo lo más posible".

El artista ha pintado en multitud de ocasiones rincones de la provincia que en la actualidad parecen irreconocibles, como es el caso de La Molineta. Godoy explica las transformaciones que ha tenido la capital: "Almería ha sufrido cambios tremendos. Muchos positivos, pero otros negativos. La construcción ha provocado un poco de desorden que se debería haber evitado. Hay que mejorar mucho y se ha excedido en el cambio. No tiene el encanto de antes".

La crítica siempre le ha sido favorable: "Parece que he tenido parientes continuos. Han hecho opiniones muy positivas".

Godoy explica que su evolución se basa en el esfuerzo y la constancia: "Intento hacer las cosas lo mejor posible".

La exposición Dionisio Godoy. Cuatro años después ha sido muy exitosa: "Ha habido mucha atención del público. Hay elogios. No cabe duda que ha gustado. Las buenas atenciones del público y de la prensa provocan que siga pintando y que lo muestre".

La exposición de Godoy se divide en dos formatos: "Los grandes, con 29 cuadros, y los pequeños, con 22. Desde la última muestra, la obra es totalmente nueva. Está inspirada en los viajes que hago, la arquitectura, pueblos de nuestra provincia, como Sierro, que merecen la pena que se vayan conociendo".

El pintor, que ya ha cumplido 76 años, sigue creando y desea tardar poco tiempo en exponer su próxima muestra.
PUBLICIDAD