salud Estudio de la Sociedad Española de Endrocrinología y Nutrición

La falta de sueño da hambre

Dormir menos de siete u ocho horas al día propicia un aumento de las hormonas que abren el apetito, lo que conduce al sobrepeso y desemboca en enfermedades

EP / Madrid | Actualizado 27.12.2011 - 05:01
Share
La falta de sueño conlleva un aumento de todas las hormonas que incitan al apetito y provoca la ingesta precisamente de alimentos ricos en grasa y azúcares, lo que repercute en un incremento del peso corporal. Sin embargo, una sola hora de diferencia en la duración del sueño por sí sola es capaz de poner en marcha mecanismos que ayudan a mantener el peso, según explicaron los expertos con motivo del Día de la Persona Obesa, que se celebró el pasado 14 de diciembre.

Dormir al menos 8 horas diarias es una más de las actitudes que deben adoptarse para intentar conseguir y mantener un peso adecuado, aseguran los expertos de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN)y la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (Seedo).

Al parecer, esto es consecuencia de dos hormonas -leptima y la ghrelina- relacionadas con el apetito y que se modifican con las horas de sueño. "La leptina, que inhibe la sensación de hambre, y la ghrelina, que estimula el apetito", explica el presidente de la SEEN, el doctor Javier Salvador. Así, a menor tiempo de sueño, las concentraciones de leptina disminuyen y aumentan las de ghrelina o, lo que es igual, cuanto menos dormimos más queremos comer.

"En la última década se ha puesto en evidencia la existencia de una estrecha correlación entre dormir pocas horas y un mayor riesgo de ser obeso. Es por ello que para prevenir el desarrollo de obesidad en nuestra sociedad, así como para intentar que las personas obesas pierdan peso, junto a los obligados cambios del estilo de vida (alimentación y ejercicio), es necesario dormir al menos 7 u 8 horas diarias", añade.

En concreto, el coordinador del Grupo de Trabajo de Obesidad de la SEEN, el doctor Albert Lecube, desaconseja dormir menos de 7 horas, y afirma que se ha comprobado que aumentar las horas de sueño de 6 o menos hasta 7 u 8 horas durante un periodo de 6 años se acompaña de un menor aumento del índice de masa corporal y de una menor acumulación de grasa corporal.

Asimismo, destacan la estrecha relación entre las horas de sueño y la presencia de obesidad en niños. Se ha constatado que los niños obesos duermen menos que aquellos niños que tienen normopeso, explica el presidente de la Seedo, el profesor Felipe Casanueva. "En España, los niños duermen una media de menos de 8 horas al día, algo insuficiente y que, además, provoca otros hábitos perjudiciales con repercusión negativa en el incremento del peso corporal, como es no desayunar", advierte Casanueva, quien hace hincapié en el gran problema que supone la obesidad infantil, "dado que un alto porcentaje de niños obesos mantiene este trastorno cuando son adultos".

Actualmente, añade Lecube, "se considera que en los niños, dormir 5 o menos horas casi duplica el riesgo de ser un adulto obeso". De hecho, existen estudios que apuntan que niños que más duermen durante sus primeros 11 años de vida tienen un menor riesgo de ser obesos en la edad adulta, independientemente del sexo, las horas que pasan viendo la televisión, la situación socioeconómica de los padres, o la actividad física que realicen.

En relación a los adultos, los expertos señalan que ocurre lo mismo. En gente mayor se ha observado que tanto el índice de masa corporal como el perímetro de cintura es significativamente mayor entre aquellos que duermen menos de cinco horas. En concreto, dormir menos se asocia con un aumento del perímetro de la cintura de 6,7 centímetros para los hombres y de 5,4 centímetros para las mujeres.

Junto a las horas de sueño, Casanueva añade que también es fundamental tener una buena calidad del sueño y advirtió que "en España se sufre una de las mayores contaminaciones lumínicas y de ruido del mundo, lo que también incide en el aumento del peso". Por otra parte, recuerda que la relación entre sueño y obesidad es bidireccional, de forma que "la obesidad es el principal factor de riesgo para desarrollar alteraciones respiratorias y apneas durante el sueño y producir una mayor somnolencia diurna". "En los niños, además esto supone un aumento del riesgo de hipertensión y cardiovascular".

Asimismo, dormir poco se asocia también con un riesgo dos veces mayor de desarrollar una diabetes, así como con una mayor prevalencia de hipertensión arterial. Sin embargo, el principal factor de riesgo se asocia con la hipersomnia diurna y el mayor riesgo de accidentes.

En la actualidad, recuerdan desde la SEEN y la Seedo, el 23% de la población española de más de 18 años tiene obesidad, enfermedad que está presente en el 35% de los mayores de 65 años. Junto a la disminución de la calidad de vida que comporta, aumenta también el riesgo de presentar otras enfermedades graves como la diabetes mellitus tipo 2, la hipertensión arterial, el síndrome de apneas-hipoapneas del sueño y diversos tipos de neoplasias, como cáncer de colon.

"Se trata de un problema de salud pública de primer orden, que se asocia a una gran comorbilidad y coste sociosanitario. Favorece la aparición de muchas enfermedades, siendo éstas más frecuentes que en las personas con peso normal", afirmó el presidente de la SEEN.
0 comentarios
Normas de uso

Este periódico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta sección y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo o discriminatorio.

Nuevo comentario

Pie de foto

Envíe su pregunta a la Guardia Civil

Grupo Joly ofrece a sus lectores y los ciudadanos la posibilidad de aclarar sus dudas y plantear sus preguntas a la Benemérita a través de este medio.

Salud y Calidad de vida

La información de SALUD a su alcance

PUBLICIDAD