Murieron con la aguja en las manos

Pilar Martín (Efe) madrid | Actualizado 13.01.2013 - 05:01
zoom


Gianni Versace junto a varias 'top models' tras el desfile de una de sus colecciones.

zoom


Alexander McQueen.

zoom


Jesús del Pozo, con Bimba Bosé, con un modelo de novia.

Share
La muerte en extrañas circunstancias del diseñador Manuel Mota ha traído a la memoria otras que conmocionaron al mundo de la moda, a la vez que pusieron un punto y seguido a las casas en las que desarrollaban su trabajo. El diseñador catalán Manuel Mota, de 46 años, director creativo de la firma Pronovias, fue encontrado sin vida en los lavabos de un centro de atención primaria de Sitges (Barcelona) el pasado martes. Junto al cadáver de Mota aparecieron tres cartas manuscritas y, horas más tarde, los investigadores descartaron que se tratara de un asesinato, hecho que se ve reforzado tras las declaraciones de la hermana de Mota, quien alega que el diseñador "tenía ansiedad producida por una persona".

El 11 de febrero de 2010 se quitó la vida el creador británico que revolucionó la moda: Alexander McQueen. Este modisto visionario tenía 40 años cuando se ahorcó en su casa del West End londinense tras consumir una combinación de cocaína, tranquilizantes y somníferos, según concluyó el informe forense del caso. McQueen también dejó una nota en la que decía "Cuidar de mis perros, lo siento. Os quiero, Lee", en referencia a los tres canes que tenía en su apartamento.

Otra de las muertes más impactantes en el mundo de la aguja fue, sin duda, la del fundador de Versace. El 15 de julio de 1997, cuando regresaba de su habitual paseo por Ocean Drive el diseñador Gianni Versace fue tiroteado a quemarropa frente a su mansión de Miami Beach, mientras su presunto asesino, Andrew Cunanan, se suicidó nueve días después. Tras esta muerte, el mundo de la moda lloró su ausencia y Versace se convirtió en el "el más grande" de los modistos y uno de los padres del nuevo concepto de artista-empresario.

De vuelta al continente europeo, la muerte del diseñador francés Christian Dior, a día de hoy sigue rodeada de misterio y dudas. Las versiones apuntan varias causas: una caprichosa espina de pescado que le provocó la muerte, un fortuito infarto al corazón y, las lenguas más afiladas, hablan de que este paro cardiaco se produjo tras encuentro sexual vigoroso. Dior, uno de los más grandes modistos de la historia, falleció con 52 años en Montecatini Terme (Italia) el 24 de octubre de 1957, poniendo fin a una de las carreras más extraordinarias que el mundo de la aguja ha visto.

Con 77 años, y también estando en plena actividad, el corazón se le paró al diseñador español Cristóbal Balenciaga Eizaguirra, creador de Balenciaga. Su muerte, el 23 de marzo de 1972, aconteció poco después de confeccionar el traje de novia que lució Carmen Martínez Bordiú, nieta de Franco, en su enlace con el duque de Cádiz.

Por último, a otro grande de la moda española se lo llevó la muerte cuando trabajaba en su colección primavera-verano 2012 para la pasarela Cibeles. Jesús del Pozo falleció a los 64 años el 13 de agosto de 2011 en el Hospital de La Paz de Madrid después de varios años de lucha contra un enfisema pulmonar.
0 comentarios
Normas de uso

Este peri�dico no se responsabiliza de las opiniones vertidas en esta secci�n y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo o discriminatorio.

Nuevo comentario

Pie de foto

Envíe su pregunta a la Guardia Civil

Grupo Joly ofrece a sus lectores y los ciudadanos la posibilidad de aclarar sus dudas y plantear sus preguntas a la Benemérita a través de este medio.

Salud y Calidad de vida

La información de SALUD a su alcance

PUBLICIDAD