Castro Santos quiere que el equipo coja las riendas de su destino

  • El gallego cree que el Poli se salvará si es capaz de olvidarse de los rivales y se centra en sacar sus partidos adelante

El técnico gallego del Polideportivo Ejido, Fernando Castro Santos dirigió ayer una nueva sesión de trabajo al frente del conjunto celeste en el anexo del municipal de Santo Domingo y, posteriormente, pasó por la sala de prensa del municipal ejidense para mandar un mensaje claro a sus jugadores en el sentido de que ahora es el momento de cambiar la historia y de tomar las riendas del destino propio.

Y este mensaje lo lanzó Castro Santos en un contexto en el que los celestes vienen de haber conseguido quitarse de encima dos de sus más pesados lastres de toda la temporada, el de no ganar fuera de casa desde la jornada tres y el de no haber sido capaces de ganar dos partidos seguidos hasta la semana pasada.

Evidentemente, la superación de esos dos retos, tal y como reconoció ayer Castro Santos, "se ha notado en la sonrisa del entrenamiento y en la alegría del trabajo, pero también hemos dicho que esta sonrisa la tenemos que llevar a más partidos, porque si no nos quedaríamos ahí".

Una vez más, el gallego quiere tirar de prudencia, tal y como hizo nada más acabar el choque en el Rico Pérez, puesto que, según volvió a reafirmar ayer, "está bien trabajar con menos presión, pero seguimos en la UCI. Este partido es importante como el de Alicante y ojalá se dé el mismo resultado, con dificultades, pero que los puntos se vengan a El Ejido".

Por tanto, tal y como comentó ayer Castro Santos, el Poli sigue siendo aún un 'enfermo' que ha experimentado síntomas de mejoría en la jornada anterior pero que tienen que seguir mostrándolos esta semana para que le puedan pasar a planta. A eso es a lo que aspira esta sábado el conjunto celeste y, por este motivo, el gallego reconoció que "lo hemos pasado mal y lo seguimos pasando mal. Cuando un equipo está tan abajo y le llega un pequeño rayo de luz, se le da mucho valor. Es lo que nos puede pasar, que ahora podemos rebotar y salir hacia arriba, porque hemos estado ahí y es muy duro. Pero eso hace que en un momento te llegas a habituar a estar así, mientras que para otros que llegan nuevos a esa situación, puede serles de más dificultad".

En cualquier caso, lo cierto es que el partido y el resultado del equipo en el Rico Pérez y el hecho de haber roto la racha negativa fuera de casa ha hecho que tanto el equipo como el entorno vean más factible la salvación. Y, entre ellos, el propio Castro Santos, que confesó que "hemos ilusionado a mucha gente que estaba escéptica y si ahora nos pusiéramos con 42, nuestras posibilidades serían ya como las de cualquiera. Nos convertiríamos en un equipo más, como otro equipo cualquiera".

De todos modos, si volvió a dejar una cosa clara el preparador gallego en el día de ayer es que sigue creyendo en que el equipo depende de si mismo y que tiene en sus manos el poder lograr la permanencia. Eso es algo que ya dijo hace algunas semanas pero que se visualiza bastante mejor ahora que el equipo está a tan sólo tres puntos de salir del descenso y le queda un calendario que el empareja a tres equipos con sus deberes hechos y a dos rivales en la lucha por la salvación. Así, volvió a reiterar que nosotros venimos de abajo hacia arriba y otros pueden ir al revés. Es una teoría muy bonita y suena bien, pero el que puede cambiar la historia es el Poli y, logrando puntos, no debemos fijarnos en los demás. Yo sé que está en nuestra mano lograr esos puntos que hacen falta, porque quedan enfrentamientos directos, y si lo hacemos, el destino está en nuestras manos".

Así que el técnico celeste quiere que el equipo se centre en si mismo y que las únicas cuentas que haga sea las de sumar hasta llegar a los puntos que permitan estar en una zona de salvación. Y, precisamente por este motivo, ayer dejó claro que podría darse el caso de que hubiera que aceptar un empate pero que, a priori, el equipo tiene que pensar en la victoria en todo momento. "Siempre es mejor empatar que perder y creo que hemos desperdiciado varias ocasiones de ganar por creer que sólo nos valía la victoria. Pero ahora mismo creo que el empate debe ser sólo una consecuencia de no poder ganar, pero no como un objetivo. En nuestra situación, lo que nos vale es sumar los tres puntos y ese es el objetivo que debemos buscar siempre y, a priori, en nuestra cabeza sólo debe estar el objetivo de ganar", dijo.

Aunque la verdad es que el Poli va a tener que hacer frente a varios contratiempos en forma de ausencia de cara al encuentro de mañana ya que, además del lesionado Toedtli, Bernaus sigue siendo duda y no se puede contar con dos pilares del centro del campo como Juan y Curro Vacas por sanción. Pero, de todos modos, Castro Santos explicó ayer que "nos gustaría tener a tope de posibilidades a Toedtli, a Bernaus y a Rodri y no tener sancionados a Juan y a Curro. Pero el domingo pasado fue una demostración de lo que vengo diciendo y de lo que vengo predicando con el ejemplo, aquí cualquiera es importante y en cualquier momento pueden entrar. La semana pasada entraron De Múner y Raúl Torres y lo hicieron muy bien y vamos a ver que pasa en este partido".

Por último, el gallego se refirió al próximo rival, Las Palmas, un rival que dijo "respetar profundamente porque han hecho una remontada espectacular y llevan nueve jornadas seguidas sin perder. Y cuando un equipo lleva tanto tiempo así es porque está haciendo las cosas bien". Y, además, dejó patente que no espera ningún tipo de facilidades pese a que Las Palmas esté a una victoria de los 50 puntos. "Es evidente que nadie regala nada. Nosotros, si estuviésemos en el lado contrario, haríamos lo mismo. Cuanto antes lo aseguremos mejor y cuanto más arriba, mejor. Los jugadores y el míster se juegan sus contratos y hay muchos intereses en juego. Estar cerca del objetivo te da tranquilidad, con cinco partidos por delante, e incluso da cierta calma e incluso valora la posibilidad del empate. Pero fiarse, nadie se fía", sentenció.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios