Crónica de una muerte anunciada en La Romareda

  • Los maños siguen en una pésima dinámica y se han convertido en un candidato al descenso

Un equipo que a principio de temporada había realizado la mayor inversión en fichajes de toda su historia ha caído en el pozo del descenso cuando solo restan siete jornadas para el término liguero, pero la situación no es más que un proceso de degeneración.

El que mejor lo explicó, sin saber que estaba describiendo el proceso de degradación, fue el técnico del Real Betis, Paco Chaparro, que dijo que cuando se hizo cargo del conjunto verdiblanco, en la jornada decimocuarta, el Zaragoza gozaba de siete puntos de ventaja con respecto al Betis. La caída del equipo aragonés ha sido lenta y progresiva ya desde antes de que finalizara la primera vuelta de la competición.

El conjunto que entonces entrenaba Víctor Fernández acabó la primera vuelta de la liga en lo que se consideraba una posición lógica, en puestos de competición europea, pero ya se atisbaba una tendencia descendente puesto que en los cinco encuentros previos al final de esa primera vuelta sólo sumó 5 puntos de 15 posibles y marcó tres goles. Llegó Manolo Villanova al banquillo maño, pero la nave no despegó. Ahora, el descenso es una realidad tangible.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios