levante ud | ud almería

Empuje insuficiente

  • El Almería sestea en la primera parte y reacciona en el tramo final de la segunda sin capacidad resolutiva

  • Roger marca de penalti y el árbitro le escatima otro claro al Levante

Comentarios 0

El debut de Ramis en el banquillo indálico deja 15 minutos finales de buen sabor de boca y 75 previos de equipo plano y desnortado que en la jornada 30 todavía no sabe a lo que juega, quizá despistado por tanto cambio de entrenador. Condicionado por el estado físico de Borja a lo largo de la semana, el catalán no quiso arriesgar en demasía de inicio alineando un once que en nada casaba con su discurso previo de juego.

De tal modo arrancaba con idéntica disposición táctica que Fran Fernández en el desplazamiento a Lugo de hace un par de semanas, ordenando a Azeez presionar la salida de balón del rival junto a Quique, si bien en esta ocasión el plan no cristalizó. El cambio más evidente lo introdujo en el doble pivote, sacando a Joaquín de la zaga para que acompañase a Vélez e introduciendo a Trujillo junto a Ximo, en un movimiento que le reportó más inconvenientes que ventajas.

Debe resultar complicado plantarle cara a un contrario que te saca 36 puntos en la tabla y eso se evidenció durante los primeros compases del encuentro, con el Levante dominando el juego, mejor posicionado sobre el campo y llegando con peligro desde el inicio como demostró Casadesús con un zurdazo a los tres minutos que obligaba a Casto a emplearse a fondo para atajarlo abajo.

Con el cuadro granota como dueño y señor del balón, poco o nada se vio del fútbol de toque preconizado por Ramis tras su desembarco en Almería. Al contrario, las únicas ocasiones rojiblancas en todo el primer acto llegaron en una falta botada por Fidel que Trujillo cabeceó desviada y en una contra conducida por Quique sin definir cuya continuidad propició un nuevo centro de Fidel para que Puertas, libre de marca, cabecease fuera de nuevo.

El Levante ya había reclamado por entonces un claro penalti por agarrón con derribo de Trujillo a Roger dentro del área (placaje en toda regla) tras un saque de esquina. Pérez Pallás se desentendió de una acción que uno de sus asitentes debió ver con nitidez, pero no hizo la vista gorda ante un nuevo bloqueo en el área, esta vez de Nano sobre Postigo, igual de evidente.

Roger, pichichi de la división de plata, asumió la responsabilidad de lanzarlo desde los once metros y batía a Casto chutando raso y ajustado al poste contrario del que se había lanzado el meta extremeño. El 1-0 al descanso reflejaba los méritos contraídos por unos y otros y el mayor dominio local. Antes de la reanudación Ramis ya se vio obligado a reorganizar el once debido a una nueva lesión muscular de Vélez, lo que propició que diera entrada en la medular al 'tocado' Borja.

El arranque del segundo acto siguió por los mismos derroteros, con un Almería timorato en ataque y un Levante especulativo con la ventaja en el marcador que pudo beneficiarse del excesivo ímpetu de Joaquín y Ximo, a quien el colegiado les perdonó la segunda amarilla en los minutos 53'y 61 de partido, respectivamente.

La entrada de Pozo por Trujillo en el 66' motivó el retorno de Joaquín como central y provocó los mejores minutos rojiblancos en todo el partido, más por necesidad y fe en un arreón final que por fútbol asociativo. La cosa fue cocinándose a fuego lento hasta que explotó en los diez minutos finales, donde se concentraron todas las acciones visitantes con marchamo de gol.

Primero sería un centro de Pozo con testarazo de Borja desviado, seguido de un centro de Fidel al segundo palo prolongado de cabeza por Juanjo que remachaba Puertas en boca de gol topándose con los reflejos felinos de Raúl Fernández y, para concluir, un nuevo centro de Nano (esta vez por la izquierda) que Quique tocaba lo justo para desviar hasta el palo.

En honor a la verdad el Almería se hizo acreedor del empate en esos minutos, pero el empuje final resultó insuficiente para sumar un punto en feudo del líder que hubiera sabido a gloria, reforzando el aspecto moral ante lo que está por venir. No fue así y la salvación sigue a cuatro puntos con 36 en juego, de los que al menos se necesitan sumar 21 para evitar apuros. Ramis tiene mucho trabajo por hacer y ya sabe que el equipo no anda sobrado de recursos técnicos. Y Kalu Uche sin jugar ni un minuto...

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios