Llega la 'desafricanización'

  • Con las seguras marchas de Azeez y Zongo solo quedará un africano en el vestuario, el senegalés Diamanka, que podría rescindir por bajo rendimiento

  • Los últimos cursos el mínimo fue de cuatro

En los albores de la década de 2010 la UD Almería emprendió una decidida apuesta por el mercado africano. De este modo llegaron al club jóvenes perlas como los nigerianos Ramon Azeez o Stanley Okoro, que ofrecerían dispar rendimiento. Era otra forma de nutrir al primer equipo, donde la experiencia con su compatriota Kalu Uche había salido a pedir de boca.

Cronológicamente, a Uche le siguió los pasos el camerunés Modeste M'bami como representante en el conjunto rojiblanco del continente africano. Titular para Hugo Sánchez y Lillo en su primer año disputando 28 partidos, el segundo repitió cifras, pero no pudo eludir el descenso a Segunda y quedar marcado por sus risas sobre el Coliseum de Getafe una vez consumada la tragedia.

A la misma vez que M'bami llegó el sueco de origen eritreo Henok Goitom, una vieja apuesta del presidente que tampoco cuajó como unionista. En la actualidad, tras pasar por AIK Estocolmo y Getafe, milita en el San Jose Earthquakes de la MLS, estrenándose como internacional por Eritrea en octubre de 2015.

El año del descenso el Mediterráneo pudo ver de forma fugaz al franco-argelino Sofiane Feghouli quien, cedido por el Valencia, fue víctima de su juventud,disputando apenas nueve partidos (4 de ellos como titular) en los que consiguió anotar dos goles.

La vuelta a la plata favoreció la irrupción del burkinés Zongo, quien de la mano de Esteban Vigo jugó la recta final de la 11-12 logrando dos tantos. Lesionado de gravedad, lo tiene hecho con un club extranjero al igual que Azeez.

Javi Gracia hizo debutar a Azeez, pero iba a ser Francisco quien le diera toda su confianza el año de la salvación en Primera con un gol suyo al Betis. En los últimos cursos solo salió bien la apuesta por Thomas, ya que Fatau, Diamanka, Thievy, Nelson o Yoda (los tres últimos con raíces africanas) no rindieron lo esperado.

Dos nigerianos, dos ghaneses y un representante de Burkina Faso, Congo, Cabo Verde, Argelia, Eritrea, Senegal o Costa de Marfil han militado en la UDA. La política de fichajes ahora parece virar hacia otros caladeros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios