Manolo Berenguel crea escuela

  • Integrante del Unicaja de "los años gloriosos", ahora ejerce de entrenador de las categorías inferiores

El voleibol en Almería no sería lo que es hoy en día sin él. Integrante de la época dorada del Unicaja, de la que eran fijos en el equipo inicial Cosme Prenafeta, Carlos Carreño y, en las últimas temporadas, Juanjo Salvador. Manolo Berenguel es uno de los nombres clave en el deporte almeriense de la última década. Hoy en día, dos años después de su retirada, no ha conseguido desengancharse del voley. Ahora lo pasa mal en la grada viendo a su Unicaja, "peor que en la pista", y ha comenzado a impartir sus conocimientos a jóvenes promesas de la cantera almeriense.

Después de ser partícipe en la práctica totalidad de los títulos obtenidos por el club almeriense, Manolo Berenguel iniciaba hace dos temporadas el año pero tenía en mente la retirada. Fue a mitad de ese curso, dando paso en el puesto de líbero a Óscar Rodríguez, y entre las retiradas, también, de Cosme (que luego volvió en las filas del FC Barcelona) y de Charly (que tuvo un amago de vuelta esta campaña con el filial ahorrador). "Fue un cambio abismal, muy brusco", comenta Manolo, "el primer año estuve desvinculado y echando el voleibol mucho de menos". Este año ha vuelto a tomar protagonismo, como entrenador de las categorías inferiores del Unicaja y también del equipo masculino de la Universidad de Almería que ha jugado los Campeonatos de Andalucía Universitarios.

En el cambio de la pista a la grada, "lo paso muy mal". Reconoce que "cuando me retiré no iba a los partidos porque me daba mucha rabia, no soportaba no estar en la pista. Yo siempre he tenido mucho temperamento y ahora hago muchos gestos en la grada".

Desde la cercanía de pertenecer al club pero la lejanía de ver los partidos del primer equipo desde la grada, habla del Unicaja de entonces y el Unicaja Arukasur de ahora. "Tuve la suerte de formar parte de los años gloriosos del club. Teníamos un núcleo de jugadores muy bueno y luego el club traía otros jugadores extranjeros que complementaban lo que había. Formamos parte de un equipo que ha hecho historia y que es el más laureado del voleibol español. Todos estábamos ahí", afirma Berenguel. Ahora, "el club está creciendo y fijándose más en detalles: es el único club con un filial en la segunda categoría nacional y yo les veo y juegan como uno de Superliga. En cuanto al equipo, hay un núcleo muy bueno también con Alfonso (Flores) y Juanjo (Salvador) y gente como Alexis (Valido) se ha incorporado muy bien".

Como entrenador ha empezado recientemente, en las categorías inferiores, con los juveniles. "Imagino que para los chavales será un aliciente ver que un jugador que lo ha dado todo por el voley de su ciudad está ahora con ellos. También ha servido para que muchos se hayan reenganchado al voley, empecé la temporada con un grupo de siete jugadores y la gente se ha ido reenganchando", dice Manolo.

Para él, Almería tiene cantera. "Claro que la hay. Hay gente técnicamente muy buena", asegura el ex-jugador y hoy técnico de base. Un detalle que realza Berenguel: "ahora los chavales tienen mejores condiciones para entrenar, preparadores físicos, fisioterapeutas, mil cosas que no las he visto en mi vida, sólo siendo profesional. Entrenan en Pabellón... ahora tienen todas las condiciones para llegar lejos", sentencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios