Pasear por la villa a la hora de comer, la mejor opción

  • La Feria del Mediodía, con su centro neurálgico en la plaza de la Iglesia, reúne a vecinos y visitantes todos los días

Pese a que el día amaneció lluvioso, los nubarrones dieron una pequeña tregua al municipio de Níjar, que dio al pistoletazo de salida a su feria el miércoles por la noche. Los vecinos de la localidad, famosa por su cerámica y sus jarapas, miraban al cielo deseando que escampase para así poder disfrutar un año más y con total intensidad de su Feria del Mediodía. Los bares de la localidad estaban hasta los topes de nijareños y visitantes dispuestos a saborear tanto el buen ambiente que se respiraba en las calles como la hospitalidad de sus habitantes.

La plaza de la Iglesia fue un año más el centro neurálgico del Mediodía. Los bares situados en la plaza sacaron sus mesas a la calle, como hizo el bar El Pipa. También se instalaron ambigús y barras en la misma plaza, como es el caso del chiringuito Los de Tabernas, un mítico de estas fiestas. En todos ellos, el ritmo era frenético y no había hueco para el descanso ya que familiares, amigos y vecinos aprovecharon este enclave para reunirse y disfrutar de los festejos de Níjar y de sus tapas.

Éste es el caso, por ejemplo, de los tres matrimonios Bautista o los trabajadores de la empresa Áridos e Industrias Marraque, de Rioja. También se dejaron ver por allí los músicos de la banda de Níjar, la dama juvenil de las fiestas Vanesa Aguilera (acompañada por su hermana, su novio y una amiga) o la peña de Los Carrillos Tuneaos. El equipo del Ayuntamiento tampoco quiso perderse la fiesta y más de uno se dio una vuelta por la plaza como hizo José Requena, concejal de Agricultura y Medio Ambiente.

Las camisetas con lemas fueron de nuevo protagonistas. El club de la tercera edad de Níjar era fácilmente reconocible gracias a su pelo adornado con una rosa naranja y su camiseta a juego, la cual decía así: "Aquí estamos otro año más". Y que duren todos los años que puedan.

Los más pequeños también disfrutaron con el movimiento en la calle y los grupos de niños jugaban mientras sus mayores tapeaban. Algunos se hicieron camisetas que decían: "La fiesta se acabará y nosotros seguiremos". La Feria de Níjar es una feria de todos y para todos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios