El Sevilla se centra en la liga tras fracasar en UEFA y Copa

  • El conjunto hispalense está obligado a meterse en puestos Champions para salvar la temporada

El Sevilla FC se centra ya hasta la conclusión de la presente temporada en el objetivo principal que marcó el club para esta campaña, que es clasificarse para la próxima edición de la Liga de Campeones de Europa, después de los fracasos que ha sufrido en la Copa de la UEFA y en la Copa del Rey.

La entidad que preside José María Del Nido afrontó la temporada ilusionada con hacer grandes cosas en la Copa de la UEFA, de la que fue campeón en las ediciones de 2006 y 2007, y en la Copa del Rey, que la ganó en 2007, aunque el objetivo principal reconocido era clasificarse entre los cuatro primeros en la Liga y volver a disputar la Champions.

El Sevilla jugó la máxima competición continental del clubes en la campaña 2007-08, pero en la presente no lo pudo hacer al quedar quinto en la pasada Liga y cederle el puesto al Atlético de Madrid, que sumó los mismos puntos que el conjunto andaluz pero que lo superó en el coeficiente de enfrentamiento directos.

Por ello, el retorno a la 'Champions', por lo que supone en el apartado económico y deportivo, es una prioridad para un Sevilla que, en este apartado, anda firme. El equipo que entrena Manolo Jiménez, después de disputadas veinticinco jornadas de Liga, es el tercero en la clasificación con 47 puntos, a cinco del cuarto (Villarreal) y a ocho del quinto (Atlético de Madrid).

Además, los sevillistas actualmente son los menos goleados de la categoría, pues sólo ha encajado veintidós tantos en estos veinticinco partidos.

Otro historia fue la Copa de la UEFA. En esta ocasión, el Sevilla, que partía como uno de los favoritos del torneo, cosechó «un fracaso rotundo», según se reconoció en el mismo club, al no pasar de la fase de grupos después de perder por 1-0 y dar una mala imagen en la ciudad italiana de Génova ante el Sampdoria, frente al que le valía el empate pero que siempre dio la sensación de no tener la situación controlada.

El conjunto andaluz se quedó sin competición europea en diciembre y se centró en los dos torneos nacionales, en los que avanzó con paso firme. En el caso de la Copa de Rey, los sevillistas eliminaron a la Ponferradina (2ª B), Deportivo y Valencia y se plantaron en las semifinales ante el Athletic, ante el que cayó.

La segunda gran decepción de la temporada sólo se podrá paliar si el equipo mantiene su actual nivel de la Liga y la acaba entre los cuatro primeros, y para ello debe ganar al Almería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios