La Virgen de Fátima se reencuentra con el tren

  • Hoy se celebra la decimocuarta edición de la tradicional romería de los ferroviarios

  • El evento cuenta este año con un farol, con más de ochenta años, de los antiguos ferrocarriles del norte de España

Sin duda, hoy es uno de los días más grandes para Las Tres Villas. Y es que, como ya marca la tradición, la Virgen de Fátima se engalana para acudir a la antigua estación, que ahora está en desuso, a recibir al tren procedente de Granada y con destino a Almería. Este es un momento que los devotos viven como algo totalmente mágico y cargados de ilusión.

En 1958, comenzó una romería en el pueblo de Doña María que se estuvo realizando hasta el año 1961 con personas vinculadas directa o indirectamente con los ferroviarios. Así, la Virgen de Fátima , llamada también la Virgen de los Ferroviarios, tendrá otro año más su Romería, acompañada de los vecinos y antiguos ferroviarios de Las Tres Villas, así como de todos los visitantes que hoy se acerquen al pueblo.

El Coro Rociero de Abla será el encargado de ambientar con su música la misa

Para homenajear a la Imagen, el tren aminorará su velocidad y le pitará, haciendo uso de la bocina. Este es el momento cumbre de la celebración, que este año cumple 14 años de una forma muy especial, pues se contará con un farol de las antiguas estaciones del norte, que tiene más de ochenta años, y que ha sido donado por José Jesús López.

La tradicional romería en honor a la Virgen de Fátima se perdió durante los años sesenta, cuando se empezó a perder personal en la Estación de Doña María. Sin embargo, aunque al principio lo plantearon un poco en broma, un grupo de amigos ferroviarios decidieron volver a prepararla, por lo que ahora se celebra con más fuerza que nunca en Las Tres Villas, que además supone un importante reclamo turístico, y del que todos disfrutan a lo grande.

Más de 500 personas lucirán hoy sus trajes de rocieras, en el caso de ellas, y su camisa blanca y sombrero, en el caso de ellos. Desde bien temprano, concretamente a las 9:30 horas, las campanas se encargarán de avisar a todos los vecinos de que la Virgen de Fátima va a comenzar su andadura, en la que tardará aproximadamente dos horas, ya que su llegada a la estación se prevé sobre las 12:00 horas.

Los romeros y antiguos ferroviarios acompañarán a la Imagen durante todo su camino hasta la estación del tren de Doña María, durante el cual se irán sumando otro numeroso grupo de vecinos y visitantes. Tras ese momento tan especial que es el saludo del tren, se celebrará la misa rociera, este año por parte de dos párrocos, uno más joven, Andrés Ocaña, así como otro más adulto, Don Antonio María Díaz. El coro rociero de Abla será el encargado de ambientar con su música esta homilía en honor a la Virgen de Fátima. Hay personas que aunque no pueden acudir a la Romería Ferroviaria por la edad u otros motivos, siguen perteneciendo a la asociación y es algo que todos sus organizadores tienen en cuenta.

En el recorrido la acompañarán decenas de vecinos del núcleo de Doña María, en Las Tres Villas, y antiguos ferroviarios que, años atrás, trabajaron en una estación que antes se convirtió en una de las más importantes de la provincia y hoy se encuentra en desuso, pero presente en la comunidad vecinal gracias al impulso que le ha otorgado la Asociación Cultural Virgen de Fátima de Doña María y el Ayuntamiento de Las Tres Villas.

Un momento también cargado de emotividad será el preámbulo para disfrutar de la gastronomía, ya que el Ayuntamiento de Las Tres Villas, como viene ya siendo habitual, ha preparado una paella gigante para todos los asistentes. Aunque también es tradición que muchos de los romeros lleven sus platos ya preparados, aunque tampoco faltarán los platos típicos de la localidad, pues los vecinos los preparan durante los días previos para que nadie, ni ellos ni los visitantes, se queden sin disfrutar gastronómicamente de esta cita. Aquí no terminará la cita gastronómica, pues para terminar con los platos se preparará una gran chocolatada que será degustada por todos los asistentes.

Tantos años después de su inicio, los vecinos están buscando fotos antiguas para rememorar esta parte de la historia tan importante. Estas imágenes reflejan el fervor que existía en la época por la Virgen de Fátima y actualmente son muchos los fieles que se acercan a las vías del tren y a la posterior comida para celebrar un día de convivencia y hermandad. Son muchas las estampas en color que se están creando porque en sus orígenes solo se celebró desde 1958 a 1961.Hoy la antigua estación del tren de Doña María vivirá una jornada llena de emoción y tradición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios