"El acontecimiento deja un gran poso religioso en el pueblo y la provincia"

  • Manuel Pozo ha sido parte activa de los actos que la localidad ha desarrollado desde que Roma le concediera la posibilidad de celebrar este Año Jubilar

Muchas personas han jugado un papel destacado durante la organización y desarrollo del Año Jubilar de Canjáyar que en el día de hoy llega a su final. Al acto de clausura acudirán muchas autoridades civiles y religiosas. Entre estas últimas no podía faltar Manuel Pozo Oller, Vicario Episcopal de la Diócesis de Almería, un hombre hacia quien los canjilones sienten un gran aprecio por su involucración en este acontecimiento.

-Usted que ha mediado en la organización del Año Jubilar, ¿Cómo lo ha vivido?

-Siempre es una gracia poder estar presente en este tipo de celebraciones. Es muy importante. Al estar en la comisión eclesiástica he tenido una relación muy cercana con todo lo que se ha organizado. Religiosamente es un evento que te llena. Yo soy del Almanzora, pero lo cierto es que siempre le he tenido una gran estima a la zona del Andarax y con estos actos, en los que uno participa de lleno, se le coge más arraigo. Para cualquier persona que esté relacionada con estos asuntos de carácter religioso es todo un placer estar presente.

-¿Cuál ha sido su papel?

-Ayudar y participar. El que Canjáyar haya sido elegido como municipio para desarrollar este acontecimiento se debe a la aceptación de él por la gracia del Papa Benedicto XVI a petición del obispado de Almería. Una vez esto se ha hecho realidad, gran parte del trabajo lo ha tenido que llevar a cabo el Ayuntamiento de la localidad y la Hermandad de la Santa Cruz de Canjáyar. Ellos han recibido con la mayor predisposición posible a los miles de peregrinos que se han acercado a la localidad durante todo este tiempo. Lo han hecho con ganas y lo cierto es que nadie puede hablar mal de cómo ha estado organizado, pues yo creo que se ha hecho de forma brillante. Este acontecimiento ha dado mucho de sí. La hermandad ha renovado sus estatutos, se han creado cuatro libros relaccionados con las celebraciones y, además, se ha editado la ruta del peregrino, incluso se ha creado una tienda de souvenirs para que los visitantes guardaran un recuerdo de este paso.

-¿Qué balance hace de este brillante año?

-De hacerlo tendría que ser muy positivo. Hoy se clausura oficialmente este Año Jubilar, pero todo lo que queda detrás de él es, en su modo religioso, bastante producente. Uno se siente feliz cuando más de 20.000 peregrinos deciden acercarse para presenciar la Santa Cruz, disfrutar de la iglesia e informarse sobre la gran cultura religiosa que encierra este municipio, porque todo esto lo tenemos muy cerca y lo debemos o podemos considerar como nuestro. Yo creo que todo ha transcurrido siguiendo un orden lógico y, probablemente, con más participación de la que se esperaba.

-¿Cree que religiosamente este evento ha servido para algo a Canjáyar, en particular, y a Almería, en general?

-Sin duda. El dato de que numerosas parroquias almerienses se hayan acercado hasta Canjáyar en forma de peregrinación y hayan ofrecido su colaboración desinteresada para apoyar este acontecimiento ya habla por sí sólo. Aquí han estado el Obispo de Guadix, Ginés Ramón García, nuestros hermanos de la Santa Cruz de Terrasa, la parroquia de Tices y muchos más. Canjáyar es una población que apenas llega a los 2.000 habitantes y todos y cada uno de ellos se han esforzado para tratar bien al que ha llegado de fuera, eso indica que este evento ha calado en ellos y todo eso ha sido gracias al mensaje religioso y también al gran esfuerzo que ha realizado el Ayuntamiento de la localidad y la Hermandad de la Santa Cruz. Desde el punto de vista turístico, también ayuda. El municipio se ha dado a conocer a muchas partes de nuestro país y se ha visto beneficiado por la llegada de muchos peregrinos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios