La esencia es la misma, a pesar de los cambios de vestuario y protagonistas

  • Hace cinco décadas, al igual que ahora, se leían las relaciones, se luchaba en la cuesta del Castillo y se desfilaba por el pueblo

Las fiestas de San Sebastián, también conocidas como de Moros y Cristianos se remontan a tiempos inmemoriales, tal y como atestiguan las fotos cedidas por Tony Hernández al portal gergal.net que amablemente ha permitido su publicación en estas páginas para descubrir a los lectores de Diario de Almería el avance de estos festejos cinco décadas después. Eso sí, la esencia es la misma. Antes, y por su puesto ahora, las relaciones de moros y cristianos, las batallas en la cuesta del Castillo o los desfiles por las calles del municipio, como por ejemplo por la calle Sebastián Pérez llegando al cruce con la Calle Ollerías, siguen conmemorándose cada 20 de enero y días posteriores. Los cambios se aprecian en un mejor vestuario, un mayor número de participantes y también en sus protagonistas, ya que por ejemplo, las reinas mora y cristiana son diferentes. Este año, ostentan las coronas, Lidia Membrive González y María Isabel Hernández Pérez, respectivamente. Cada año estas fiestas de moros y cristianos en honor a San Sebastián van a más, quizá por la implicación y las ganas de que se reconozcan su valor fuera de las fronteras de este municipio perteneciente a la comarca del Río Nacimiento. También al trabajo de la Hermandad de San Sebastián y de la Asociación de Moros y Cristianos, que aglutina a nuevas generaciones que han aprendido a sentir suyas estos festejos a los que intentan acudir cada edición. Pues la alegría, la convivencia y el buen ambiente reina en cada rincón de este pueblo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios