La industria auxiliar, herramienta clave de impulso a la agricultura

  • El número de empresas en este sector se mantiene a pesar de la crisis en 182, aunque su facturación global cae en un 32% en dos años y se acerca al millón de euros, después de un gran impulso inicial

Dos de los retos del campo se convierten en los pilares de la presente Expo Agro: la innovación y la internacionalización. Este último protagonista a través de las actividades paralelas de la feria y del aumento de expositores extranjeros; mientras el primero, sobre todo, con la muestra de los avances en investigación y tecnología de las empresas de la industria auxiliar de la agricultura.

Respecto a este sector ligado al impulso del campo, el número de compañías dedicado a él en Almería se mantiene, aunque las cifras relativas a su crecimiento cuantitativo han caído al igual que las referentes a otras actividades de la economía. Después de que en 2008 se conociesen los datos del Tecnómetro 2007, un observatorio económico y de la innovación de la industria auxiliar de la agricultura elaborado por Tecnova, los referentes a 2009 ya han sido difundido por este diario e indican que las empresas dedicadas a los sectores de plásticos, agroquímicos, envases y embalajes, riegos y fertirrigación, semillas, semilleros, producción biológica, sustratos de cultivo, maquinaria, invernaderos, control climático, servicios avanzados y otros servicios se mantienen en 182 en la provincia. La facturación total alcanza los 930.253.496 euros, un 32% menos que en 2007, si bien en este último año el volumen de negocio había crecido un 56% respecto al ejercicio anterior.

De acuerdo al Centro Tecnológico de la Industria Auxiliar de la Agricultura, Tecnova, es relevante destacar el carácter renovador e innovador del sector que busca nuevos nichos de mercado, junto a nuevas formas de estudio y metodologías que permitan penetrar en otros mercados a la industria auxiliar agrícola. En este sentido, es destacable nombrar la incipiente creación de empresas de base tecnológica relacionadas con la investigación en el campo agrícola y su entorno. Estas empresas afrontan nuevos retos para la industria, donde la I+D+i es el factor de cambio determinante en la actualidad a través de estrategias de diferenciación que logren aumentar la competitividad de las empresas del sector.

Parte de las empresas de investigación, servicios e industrial tienen menos de 5 años, por lo que su facturación no es tan elevada como las empresas ya maduras. De ahí que el sector haya visto modificado su nivel global de facturación sin que haya cambios en el número de empresas que la componen respecto a años anteriores. En cuanto a la facturación media, ha quedado establecida en 5,1 millones de euros, 2,4 millones menos que en 2007.

El 82,6% de las empresas se refiere a firmas matrices. La creación de empresas de carácter local es importante para el tejido empresarial, que ve crecer y prosperar una industria fuerte y sólida, asimismo, según se desprende del análisis de los datos del observatorio, también se detecta un incremento de empresas filiales de investigación.

Respecto a la generación de empleo, quizás afectado como cualquier otro sector por la crisis económica que ya empezaba a dar sus coletazos en 2008, la creación de puestos de trabajo no sólo se ha paralizado, sino que ha retrocedido. Así, mientras que el Tecnómetro 2007 indicaba que la industria auxiliar de la agricultura daba trabajo a cerca de 6.000 personas en la provincia y que esta cifra había crecido un 62% respecto a 2006, el último observatorio muestra que en el sector hay 4.291 empleados, siendo la plantilla media de una empresa de 24 trabajadores.

Las firmas del sector se aprovisionan en un 42,7% del mercado nacional, un 30,1% del internacional y un 27,2% del local. El estudio destaca el incremento de la dependencia del mercado local y nacional en detrimento del internacional.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios