Fútbol l Poli Ejido

El lastre sigue en los partidos a domicilio

  • El Poli ha dejado escapar los últimos choques fuera de casa por errores infantiles cuando los tenía bien encarrilados

Comentarios 0

El Poli Ejido volvió a dejar escapar en Tenerife una nueva oportunidad de haberse acercado a la zona de permanencia. Y lo hizo porque, una vez más, volvió a fallar fuera de casa. Lo cierto es que el equipo está mejorando su imagen en las últimas salidas pero no es menos cierto que el rendimiento del conjunto celeste sigue siendo el mismo en cuanto a puntos.

La prueba de esta circunstancia está en las últimas visitas que ha realizado el equipo ejidense. Para empezar, en Málaga, el Poli cuajó una gran actuación y llevó el partido a su terreno. El Málaga apenas creaba peligro y los celestes no sólo se hicieron con el dominio territorial sino que, además, consiguieron ponerse por delante en el marcador. Pero, sin embargo, a partir de ese momento el equipo se echó atrás, cundió el nerviosismo y el Málaga acabó empatando el partido. Una sensación parecida se vivió también en el estadio Ramón de Carranza. Los celestes fueron mejores que el Cádiz durante la mayor parte del encuentro y fueron los que pusieron sobre el campo el dominio, las ganas y las ocasiones. Pero dos clamorosos fallos defensivos le pusieron el triunfo en bandeja al equipo amarillo.

Y el último ejemplo de este síndrome que padece el Poli lejos de Santo Domingo se vivió ante el Tenerife. Los ejidenses volvieron a dominar y a ser mejores durante casi todo el encuentro. Incluso, consiguieron aprovechar una de sus ocasiones para ponerse por delante. Y cuando todo estaba a su favor, otra vez llegaron los nervios y dos errores de concentración que permitieron al Tenerife ganar un partido en tan sólo dos minutos.

Ante estas circunstancias, no es de extrañar que el técnico celeste, Fernando Castro Santos se lamentara tras el partido de que "hemos tenido el partido en la mano y no hemos sido capaces de rematarlo", como tampoco lo es el hecho de que manifestara que "ya no es la primera vez que a este equipo le pasa esto y por eso estamos donde estamos".

El Poli sigue siendo el peor visitante de la categoría con unos números sonrojantes y no va a tener más remedio que ganar también fuera de casa para poder salvarse porque, entre otras cosas, de los once partidos que quedan, seis serán a domicilio.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios