Fútbol l Selección

El número 7 será Villa

  • El combinado nacional se concentró en Las Rozas rebosando optimismo, aunque lanzando un mensaje de cautela · La ausencia de Raúl no enturbió el ambiente

Comentarios 0

Con el firme deseo de que no sea el enésimo inicio ilusionante que termine en nada, la selección española de fútbol comenzó en la jornada de ayer su camino hacia la Eurocopa de fútbol de Austria y Suiza. Los 23 jugadores convocados por el seleccionador nacional, Luis Aragonés, fueron llegando a la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, ubicada en el noroeste de Madrid, donde encararán la preparación final para el torneo europeo, que se inicia el 7 de junio.

"Sabemos que la ilusión de la gente y de los jugadores es mucha. Todos tenemos las mismas ganas y seguridad en la selección, pero me gustaría aprender de la Eurocopa de Portugal, que fue una gran decepción, porque todo el mundo hablaba de cuartos de final antes de empezar y no pasamos de la fase de grupos", alertó Fernando Torres.

Como aquella vez en 2004, la roja tendrá una primera ronda, en teoría, salvable. Debutará con Rusia el 10 de junio, continuará con Suecia el 14 y cerrará frente a Grecia el 18 de ese mismo mes.

Con la experiencia vivida en otros ciclos en los que desde los medios se adelantaba la gloria antes de siquiera olerla, el delantero del Liverpool hizo gala de una prudencia que también manifestaron sus compañeros, esperanzados pero cautos.

Sergio Ramos, uno de los fijos en la alineación titular, aseguró que llegar a Austria pensándose favoritos "sería un error" y que el grupo debe afrontar el compromiso "con humildad y tranquilidad, con la ilusión de conquistar el título, pero paso a paso, centrados en los tres primeros partidos". Aún así, el lateral derecho del Real Madrid es consciente de que España necesita mucho más temprano que tarde dar un golpe sobre la mesa en un gran evento como lo es la Eurocopa. "El objetivo es salir campeones. Va siendo hora de que marquemos diferencias", dijo Ramos.

El mensaje anti-euforia nace por generación espontánea en los futbolistas, pero también baja desde la cúpula deportiva de la Federación Española, como lo demuestran las palabras de Fernando Hierro, director deportivo.

"No quiero hablar ni de buen ni de mal papel. España debe hacer todo lo que pueda y que llegue hasta donde diga el destino", señaló el directivo, que dejó claras las intenciones de todos: "El objetivo prioritario es el de luchar por ganar".

También se conocieron los dorsales que utilizarán los jugadores durante el torneo. Cesc Fábregas eligió el 10, mientras que se confirmó que David Villa utilizará el 7, un número que, en un gran torneo, sólo vistió desde 1998 el madridista Raúl González, ausente por decisión técnica. El resto se reparte como habitualmente, menos los cinco nuevos: Fernando Navarro usará el 3, Cazorla el 12, Sergio García el 16, Güiza el 17 y De la Red el 22.

El hecho curioso de la jornada lo protagonizó Álvaro Arbeloa. El lateral del Liverpool olvidó su maleta en el taxi que lo trasladó hasta la concentración e intentó recuperarla a través del número de identificación del taxista.

Tras pasar por la tarde las revisiones médicas previstas, el primer entrenamiento a las órdenes de Luis Aragonés será hoy por la tarde. Allí, el seleccionador empezará a engrasar la maquinaria con la mente puesta en que España regrese por una vez envuelta en lágrimas de alegría y no de frustración.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios