"No pasan inadvertidas: gustan mucho o no gustan"

  • El alcalde vende los valores de una fiesta, "que hay que vivir en primera persona"

Son muchos los pueblos que este viernes, 20 de enero, celebran la onomástica de San Sebastián. Uno de ellos es Fiñana y para conocer los entresijos de estas fiestas hemos entrevistado a su alcalde Alfredo Valdivia, quien en estas líneas nos descubre los pormenores de estos festejos e invita a todos los almerienses a que conozcan este pueblo que cuenta con una gran riqueza monumental y gastronómica y con una gente que sin conocer abre las puertas de su casa al visitante para que no sientan extraños. Vayan a Fiñana y comprueben lo que nos ha contado Valdivia.

-¿Cómo ha ido la organización de las Fiestas?

-Siempre los refranes populares son verdaderos: "Hasta San Antón Pascuas son". En Fiñana, cuando finalizan los Reyes Magos y con ellos la Navidad, tenemos inmediatamente a los santos asomando para procesionarlos y vivir sus fiestas con ganas, alegría y con la prudencia que año tras años significa la cantidad de pólvora que a ellos se les quema. No en vano son nuestras fiestas patronales y así las vivimos. La forma en que venimos celebrándolas hace que no afecte la crisis ni este año ni los anteriores. La Hermandad de San Antón organiza sus propias actividades y el ayuntamiento empezó a colaborar con ellos de forma más decidida desde 1999, y en esa línea seguimos, aumentando siempre que puede la participación fruto del buen entendimiento que siempre ha existido con la actual directiva de la Hermandad y con la pasada. Aquí mi recuerdo y reconocimiento a su hermano mayor ya fallecido Antonio Plaza "El Iñico" con el que me unía un cariño especial.

-Son unas fiestas que reúnen lo religioso y lo laico ¿Por qué resultan tan interesantes?

-Están presentes en todo momento la devoción por los santos, la convivencia entre la familia y amigos y la hospitalidad de los fiñaneros Si a esto unimos que son unas fiestas que no pasan inadvertidas a nadie: o gustan mucho o no gustan nada, es decir, no hay término medio. Hemos de reconocer que hay vecinos a quienes la pólvora no les agrada mucho. Para ello el Ayuntamiento dispone de las medidas de seguridad pertinentes así como sanitarias. En la tarea de que todo transcurra con normalidad somos muchos los que trabajamos: Policía Local, Guardia Civil, Protección Civil, los responsables de las dos hermandades, etcétera. Fuera de este hecho puntual, es general que nuestras fiestas gustan por igual a jóvenes y mayores, algo que se viene repitiendo desde años.

-¿Qué actividades destacaría de estos días de fiesta?

-Por este orden, y es mi modesta opinión, siempre suelo estar en la salida del santo, la última novena del día 19 y el castillo de fuegos artificiales posterior, la misa del día de patrón, la bajada de San Antón y su procesión y, por último,compartir un rato de convivencia en las casas que permanecen abiertas en el discurrir de las procesiones.

-En San Sebastián la gastronomía es pieza clave,¿qué platos se pueden degustar estos días?

-No faltan la rosas (palomitas de maíz) y el mosto, estos son elementos imprescindibles. A partir de aquí, el plato estrella es la zaramandoña que no falta en ninguna mesa de estos días. La gama gastronómica se abre a la riqueza culinaria que cada casa quiera ofrecer: los embutidos, los ajillos de aceitunas o conejo, el jamón...

-Despierte el interés de los almerienses por conocer Fiñana.

-Este es una excelente oportunidad para acercarse a Fiñana, nuestras fiestas patronales. Recuerdo una concejal del ayuntamiento de Terrassa que personalmente me dijo: "Si esto no lo vivo yo en primera persona no me lo creo aunque me lo cuente mi propio hijo". Le sorprendió mucho la forma en que entrábamos a las casas de cualquier vecino y era tratada como si fuese una vecina más. Esto es lo que poderosamente llama la atención a las personas de fuera, esta hospitalidad que ponemos de manifiesto estas noches. Por lo demás, ya son muchos los colectivos, pueblos y ciudadanos almerienses en general que conocen Fiñana, sobre todo por su rico patrimonio: Mezquita Almohade, Aljibe, mirador de la Alcazaba, Museo de la Sacristía, Museo Etnográfico y la Iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación, son monumentos que tienen una gran proyección y promoción y son muy conocidos en nuestra provincia. Pero también lo van siendo fuera de ella. Nos han visitado recientemente grupos de ciudadanos ingleses que estudian en Granada, grupos de Cantabria y de Sevilla o Córdoba. Hay un hecho que quiero destacar, y es que, después de la visita, tienen el complemento perfecto en la gastronomía y la compra de productos caseros en las tradicionales panaderías de Antonio del Rosal o de Sebastián Matilla, o de los embutidos caseros de Manolo, la cocina de Conchi del Restaurante Castillo o el del Xiquena y el aceite exquisito de Fiñaoliva. Aquí tenemos una rentabilidad importante que va unido a la puesta en valor de nuestro patrimonio y Fiñana tiene todo esto y vamos a seguir poniéndolo en valor.

-¿Con qué otras actividades y servicios cuenta el turista?

-Hemos señalado la oferta culinaria y de productos artesanales, pero el tema de alojamiento también es importante. Se le ofrece apartamentos de La Estación, La Hereda, El refugio de La Dehesa o El Ubeire. Disponen de más de100 plazas que vienen ocupándose periódicamente los fines de semana y puentes festivos. Su propio entorno es un atractivo en sí mismo. La naturaleza en estado puro arranca desde la Ruta de los Molinos, sube por los Corrales y asciende, a través de la ruta de los arrieros bordeando el Río Nacimiento. Aquellas personas que lo deseen pueden seguir por el sendero Sulayr o subir al Peón de la Almirez en pleno corazón de Sierra Nevada. Si a esto unimos la buena comunicación que existe con Fiñana a través de la A-92, e incluso el ferrocarril, todo incide positivamente para ser más conocida.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios