El peligro de las pérdidas en el centro del campo

Las vacaciones van a llegar como agua de mayo al seno de la entidad vicaria. Alhaurín de la Torre y Ciudad de Vícar ya no se jugaban nada, pero disputaron un partido intenso que se iba a decidir por dos pérdidas en el centro del campo del equipo almeriense.

Justo antes de acabar la primer mitad, Banderas recupera el balón en la línea medular y, tras una gran cabalgada, bate a Pope por su izquierda. El gol afectó al Ciudad, al que le costó sobreponerse en el comienzo de los segundos cuarenta y cinco minutos. En ésas, Narváez recoge otro balón en las cercanías del área y supera al cancerbero vicario con una sutil vaselina.

Miranda iba a recortar diferencias con un gran disparo, pero el marcador ya se iba a quedar en 2-1.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios