Un pueblo en plena Alpujarra con rincones incomparables

  • Su iglesia, plazas, fuentes,miradores que permiten contemplar paisajes singulares, todo ello bañado por una rica gastronomía es lo que ofrece Canjáyar, un destino para disfrutar de un merecido descanso

En la Alpujarra almeriense existe un pueblo que depara al visitante lugares incomparables. Hablamos de Canjayar, un pueblo a orillas del río Río Andarax y rodeado de campos cultivados de vides. Un municipio que se ha convertido en los últimos años en un lugar clave y de referencia para el turismo rural gracias a sus numerosos parajes. Desde aquí se recomienda que la visita comience en la ermita de San Blas, que preside el conjunto urbano. La ruta continuaría por antiguos lavaderos y fuentes, muy típicas de los pueblos alpujarreños. Obligada es la visita a la Cueva de Nieles, un paraje natural descubierta en 1.841. En su interior se recuperaron restos de culturas pasadas, un tesoro que atestigua un pasado de un rincón único del que no existen datos precisos de sus orígenes.

Todo esto, junto a una rica gastronomía y sabrosa repostería (merengues o roscos), sin olvidar la hospitalidad de sus paisanos, convierten a Canjáyar en un destino más que interesante para disfrutar de un merecido descanso en contacto con la naturaleza y las tradiciones. Más hoy por hoy en el que este municipio celebra el IV Centenario de la Cruz del Voto y su primer Año Jubilar. Estos días también sus fiestas patronales.

Las calles de Canjayar descubren al visitante su historia. Sus paredes reflejan su pasado gracias a su Museo Abierto, que se ubica por el centro del pueblo. Cada imagen retrata una etapa en concreto del municipio. En cada icono se puede ver la gran influencia de la Santa Cruz de Canjáyar.

Una actuación que se suma a muchas otras realizadas en los últimos meses y que han permitido mejorar la calidad de vida de los vecinos y ofrecer una nueva imagen de esta villa. Ahora sus paisanos y cualquiera que se acerque hasta el pueblo pueden disfrutar del aire fresco de la sierra sentados en renovadas plazas. Destacan la Plaza Nueva, Plaza Encuentro o el parque Antonio Villalba. En estas tres espacios se han acometido una serie de mejoras que llaman a cualquiera a disfrutar de estos rincones para el ocio.

El tiempo libre en Canjayar también invita a visitar su patrimonio cultural. Entre sus monumentos destaca, por ejemplo, su iglesia parroquial, que luce con todo su esplendor gracias a unas obras de rehabilitación realizadas de cara a la celebración del IV Centenario de la Santa Cruz del Voto.

La Iglesia de la Santa Cruz es un templo de estilo románico tardío, data del siglo XVI. El templo conserva una reliquia de la Santa Cruz, que estos últimos meses en la gran protagonista de este rincón de la Alpujarra.

También se recomienda realizar una sencilla ruta que tiene al agua como protagonista, líquido de gran trascendencia en la vida de este pueblo como se puede comprobrar realizando la ruta turística puesta en marcha hace unos meses por el Ayuntamiento.

El recorrido lleva al caminante a descubrir hasta 11 manantiales repartidos por todo el municipio. Cada fuente tiene su diseño y, por supuesto, su historia. Unas más modernas, como la Fuente de San Antón, una pieza construida este mismo año. Otras, con más años. Es el caso de la fuente del Barrio Alto que ya existía en 1690.

Parajes únicos, bellos monumentos, rica gastronomía y en definitiva un acogedor pueblo son las grandezas que esconde para el forastero esta encantadora localidad alpujarreña.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios