BLANES BS HOTELES | C. FARHO GIJÓN · la crónica

Sin regreso a Gijón

  • Termina La temporada acaba para el Blanes BS Hoteles, que no pudo forzar el tercer partido de la serie Despedida La afición tuvo un bonito gesto con el almeriense Pascual, que no continuará en el CB

Comentarios 0

Final. El Deportes Blanes BS Hoteles Almería cayó con el Farho Gijón, que demostró que sus tres victorias anteriores frente a los almerienses no habían sido por casualidad. Bueno, puede que alguna que otra (la del Rafael Florido). Pero ayer no.

Al equipo almeriense solo le valía ganar. Fue a remolque desde el comienzo, así que lo tuvo muy complicado en todo momento. Peleó hasta el último segundo. Pero no pudo.

Los almerienses se vieron obligados a mucho tiro exterior en los primeros minutos, anotando sólo tres puntos. La primera interior supuso un dos más uno de David Mesa, con la segunda falta además a Brandon Wolfram. El granadino estaba motivado. Se perdió el partido de Gijón por una gastroenteritis y ayer quería tirar del equipo.

El primer contratiempo para el CB llegó en el minuto 5, con la segunda falta personal cometida por Tyray Pearson. Adrian Tigert salió a pista en su lugar. El Farho Gijón jugaba todo lo contrario que el Blanes BS. Los almerienses necesitaban ataques largos, los asturianos, en un pase se plantaban en el otro aro.

Con Matt Kiefer haciendo daño, Chris Bart-Williams volvió a las canchas, después de varios encuentros de baja. Sólo durante un par de minutos, para dar descanso a David. Pero Kiefer siguió sumando, desde el tiro libre, principalmente (además de un mate en contraataque), y Sony Vázquez encadenó dos triples consecutivos que pusieron al Farho seis arriba (20-26) a falta de 19 segundos para el fin de los primeros diez minutos. Antón Savitski penetró bien, pero de nuevo el Farho corrió más y le dio tiempo a forzar una nueva falta (la segunda del navarro) y que Sony dejara la diferencia otra vez en seis. Un marcador, 22-28, que dejaba claro que el partido se iba a ir a muchos puntos, y con lo.s antecedentes de Gijón (95-82 y 91-76) no era un buen presagio.

Y si mal acabó el cuarto, peor empezó el siguiente, con una canasta de Kiefer al filo de los 24 segundos y un triple de Rubén Suárez que pusieron el marcador en trece abajo para el CB. Y llegó a -17 (22-39, m. 14), con el equipo de Eugenio Llera negado en estos primeros minutos del segundo cuarto. Fue con un triple de Savitski, a tabla, que se puso fin a la sequía anotadora.

David Mesa era el único que lo intentaba por dentro. A Pearson le costó entrar en juego(primera canasta en el m. 17). Con tres pérdidas de balón consecutivas, el CB quiso apretar y enseñarle los dientes al Farho. Javi Zalvide forzó una infracción de ocho segundos en los visitantes y Juan Carlos Liñán, por fin asumiendo la responsabilidad, rebajó a diez desde larga distancia (35-45, m. 20). Ya sólo había que esperar a no irse con más desventaja al descanso, pero un triple sobre la bocina de David Jandl, con adicional incluido, mantuvo al Farho por delante (35-49).

Había que apelar a la épica. Al resurgimiento de Chus Castro y Fran Rueda, muy apagados en el primer tiempo (5 y 1). También a que Pearson empezara a ganar su duelo con un Kiefer magistral al descanso (16 puntos). También había que ganar el rebote (9 del CB por 19 de Gijón). Todo ello, datos importantes que habían provocado ese marcador al intermedio.

Des salida se fue logrando algo. Pearson empezó a hacerse notar en ambas zonas, pero el Farho sobrevivía en el margen de los diez con acciones aisladas y una seguridad enorme desde el tiro libre. Y, además, con Kiefer ya en dobles dígitos y un par de faltitas señaladas a David Mesa que no eran tales.

A Savitski le tocó hacer el mismo papel que en Gijón, jugando de cuatro. Allí el navarro lo hizo bien y su aportación anoche estaba siendo también positiva. Pero todavía faltaban Fran y Castro. El gallego, muy desacertado, y el capitán, sin opciones para sacar a relucir su muñeca.

Fue en los dos últimos ataques del tercer cuarto. Castro por fin se fue a por todas hacia dentro y anotó. También Savitski. 52-60 a final de cuarto y por fin se rebajaba la desventaja de los diez puntos a falta de diez minutos para el término.

Quedaban diez minutos. Diez eternos minutos, que podían suponer bien el billete para ese tercer partido en el Palacio de los Deportes de Gijón o bien el fin de temporada para los almerienses. El último parcial se iniciaba con balón para el Farho, de nuevo se ponía por encima de ese límite psicológico con canastas de Adrián García y Curtis Bobb.

Si, por la tarde en el Campeonato de España Junior, el Cajasol iba 19 abajo al final del tercer cuarto, y se pudo poner a uno, ¿por qué no iba a poder el Blanes BS? El Farho se había escapado otra vez, es cierto, pero la diferencia (quince) no eran esos 19. Y David Mesa y Pearson la dejaron de nuevo en diez (57-67, m. 33). Castro buscó el dos más uno pero no acertó con lo que tenía planeado. Liñán, atento, cogió el rechace y forzó el tiempo muerto de Gijón (61-69, m. 34).

De ahí no bajaba la cosa. Un contínuo tira y afloja, con el CB presionando pero el Gijón manteniéndose con jugadas de tres puntos. Una canastas y adicional y dos triples dejaban al Farho por encima de la barrera. Eugenio Llera pidió tiempo muerto, a falta de 3'37" para el final y con 66-78 en contra.

El CB presionaba ahora a todo campo. No le quedaba otra. Si había que morir, que fuera matando.

Doce puntos para dos minutos y medio era mucho. El CB fue a la desesperada, pero no salían las cosas. Algunos pocos ¿aficionados? salían ya del Pabellón. No pudieron esperar dos minutos para despedir al Blanes BS Hoteles Almería como se merecía, con una gran ovación por la temporada brindada en su estreno en la Adecco LEB Plata y en el Pabellón Moisés Ruiz. Un equipo, hay que recordar, configurado para la permanencia en este debut y que ha llegado al Play-Off de Ascenso. Sin fortuna, pero otro año será.

El CB había perdido, sí, pero seguía luchando cada bola como si el ascenso dependiera de ella. Al final, volvió a subir la diferencia. No fue la despedida soñada para Pascual, que jugaba su último partido (actuó unos segundos en el segundo cuarto) en Almería, y que ocultaba su cara tras la toalla. Se acabó lo que se daba, pero el CB volverá la próxima campaña. Farho Gijón, sencillamente, fue mejor.

Al final, lágrimas en los ojos de muchos, en especial de Pasku, despedido con una intensa ovación en reconocimiento a toda su etapa.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios