REAL VALLADOLID | UD ALMERÍA · la crónica

Tanto va el cántaro a la fuente...

  • Misma moneda El Valladolid logró ganar 'in extremis' después de una segunda parte de 'acoso y derribo' al Almería La UEFA se aleja Aunque Sevilla y Racing pincharon, la derrota complica las aspiraciones europeas a los de Unai Emery

Comentarios 0

El Almería recibió una dosis de su propia medicina en Valladolid, donde la insistencia y paciencia del conjunto local permitió a los blanquivioletas meter un gol 'in extremis', obra de Sesma, que les acerca a la permanencia y aleja a los almerienses de Europa.

El Valladolid había calentado el partido durante toda la semana. Los pucelanos se veían con la soga al cuello, con el descenso muy cerca, tan cerca como que en caso de derrota y victoria, más que probable del Recre sobre el Levante, el conjunto blanquivioleta podía caer a esas posiciones. Por este motivo, el club había hecho un llamamiento a la afición, trasladándole mensajes del tipo "el Pucela aprieta los dientes", y no tardaron en demostrarlo. El cuadro de Mendilibar se empleaba con mucha dureza desde el principio, con el beneplácito de Ayza Gámez, que o bien no señalaba falta y, si lo hacía, nosacaba cartulina amarilla.

Los locales se mostraban muy rudos, todo lo contrario que el Almería, que en un tono más sereno y tranquilo, tocaba pacientemente buscando siempre la mejor opción. Ya al primer minuto hubo un intercambio de golpes entre ambos conjuntos. Víctor por los locales y Negredo por los almerienses disponían de las primeras ocasiones, aunque sin mayor peligro.

Al minuto 5, un envío en largo de Alves a Juanma Ortiz casi lo aprovecha el alicantino, pero García Calvo evitaba males mayores para los suyos. Tras un tiro lejano de Marcos para los pucelanos, sería de nuevo el 17 rojiblanco el que, después de recibir un pase de Bruno, lanzaría a puerta, aunque desviado. Insiste el Almería con una buena jugada entre Melo y Mané, en la frontal del área, que permite al gaditano conectar un potente disparo que obliga a Asenjo a despejar a corner. El partido se convierte en un correcalles y, a la salida del saque de esquina, el conjunto local arma una contra que acaba de nuevo en corner. El saque de Víctor iba directo a meta pero Negredo despejaba, aunque la parroquia local, muy enfadada, sin motivos, con el colegiado cantaba gol.

Tras el ritmo frenético impuesto por los vallisoletanos, el Almería consigue llevarse el partido a su terreno. Un centro de Melo, desde la derecha, lo remata mansamente Negredo. El partido parecía muy tranquilo pero de repente hubo un sobresalto. Ayza Gámez decide señalar, al filo del descanso, un penalti más que dudoso de Bruno sobre Marcos. Tan dudoso que hubo jugadores del Valladolid que no lo creían, como no podían creérselo los almerienses. Víctor toma carrerilla, lanza desde los 11 metros, pero Alves detiene la pena máxima. Con una doble ocasión de nuevo de Víctor y Negredo, sin mayores problemas, los conjuntos se marchan a la caseta con empate sin goles.

A la vuelta de vestuarios, el partido cambió. El conjunto blanquivioleta se olvidó de la dureza en defensa y empezó a acosar las inmediaciones de la portería defendida por Diego Alves. Sin embargo, a pesar de que los locales tuvieron muchas más llegadas, las mejores ocasiones fueron del Almería, aunque sin acierto.

Los intentos del Valladolid venían por medio de las acciones a balón parado, ya sea desde la esquina o desde faltas frontales y laterales. Y a todas ellas respondía más o menos sin problemas la zaga almeriense. La más peligrosa fue, sin duda, la que lanzó Víctor en el minuto 50, que se estrelló en el poste derecho de la portería de Alves. El cuadro pucelano insistía con sus lanzamientos a la olla desde ambos costados, pero sin gol.

Pudo lograrlo Negredo en el 62. Soriano despeja en largo para que el ariete rojiblanco controle, pise área y tenga un mano a mano con Asenjo, aunque el meta salva a los suyos. Como lo hizo en el 77, cuando esta vez fue Crusat quien le encaró, pero el extremo catalán deperdició su ocasión.

Entre ambos momentos, Sesma y Llorente pudieron adelantar a los locales, pero Carlos García y Alves lo evitaban. La entrada de Ogbeche en el 74 le dio más mordien te y potencia al Valladolid. El nigeriano tuvo hasta 3 ocasiones consecutivas, aunque sin acierto. Algo que sí tuvo Sesma ene l último minuto. El canario recibió un balón en la frontal del área, lanzó y, tras tocar en Negredo, lograba el gol de la permanencia para los vallisoletanos.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios