Andalucía aporta dos de cada tres de los nuevos parados españoles de 2007

  • Cádiz (17,61%) y Huelva (16,71%) son las provincias con mayor tasa de desempleo · El parón en la construcción y la desaceleración provocan la primera subida anual del paro del Gobierno Zapatero

Comentarios 1

Una vez más, Andalucía encabeza la clasificación que no debe. Con el 18 por ciento de la población española, la comunidad aporta dos de cada tres de los nuevos parados en 2007 y presenta un incremento del 19,5 por ciento del número de desempleados, sumando 85.500 nuevos demandantes de trabajo. De esta forma, más de 524.000 andaluces están en paro, según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa, que arroja para la región una tasa de desempleo del 13,99 por ciento, muy alejada del 8,60 por ciento que registra la media nacional y, consecuentemente, un 1,7 por ciento más que en 2006. Estos datos, difundidos ayer por el INE y que son los que se remiten al Eurostat para agregarlos al cómputo de la Unión Europea, certifican que Andalucía vuelve a suspender en su principal asignatura, la creación de empleo, y lastra la velocidad nacional.

El mercado andaluz no pudo absorber el incremento de la población activa en 154.800 personas, aunque la nota positiva es que el número de ocupados ha subido en todas las provincias. Los datos son especialmente malos en Cádiz, que sumó casi 25.000 nuevos parados, y Huelva, que agrega más de 9.000 desempleados. Sus tasas de paro se situaron en el 17,61 y el 16,71 por ciento respectivamente, cotas solamente superadas por Ceuta y Melilla.

En términos interanuales, todas las provincias andaluzas empeoraron sus cifras respecto al año anterior salvo Córdoba, donde el porcentaje se quedó prácticamente estabilizado en torno al 15 por ciento. En cambio, Almería fue la única que remontó en la comparativa trimestral.

El Gobierno de Rodríguez Zapatero se enfrenta en plena carrera electoral con el primer incremento anual del paro de la legislatura. Y desde el cuarto trimestre de 1995, no se registraba un descenso en la creación de empleo. A pesar de ello, la subida sólo ha supuesto una pérdida de tres décimas, pasando la tasa del 8,30 al 8,60 por ciento, mientras que la tasa de temporalidad se situó en el 30,92 por ciento, casi tres décimas inferior a la de 2006, por lo que un tercio de los trabajadores tiene contrato temporal.

El deterioro del mercado de trabajo estalló en el último trimestre, en el que el desempleo subió en 135.700 personas respecto al trimestre anterior. Las causas estriban en la desaceleración económica y en la caída de la actividad de la construcción, que sumó 40.500 parados, mientras que los servicios agregaron otros 49.000 demandantes de empleo.

Otra de las notas llamativas radica en que dos de cada tres nuevos puestos de trabajo han sido ocupados por extranjeros. Concretamente, los españoles ocuparon 189.800 de los nuevos empleos, un 1,09 por ciento más, mientras que los extranjeros lo hicieron en 285.300, un 10,96 por ciento más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios