Andalucía lidera un pacto regional en defensa del tomate español

  • Junto a Murcia, Valencia y Canarias, la comunidad promueve un frente común para alertar a la UE del daño que causará la liberalización del comercio con Marruecos

Andalucía, Murcia, Valencia y Canarias dieron ayer un ejemplo de gestión política aparcando sus diferencias ideológicas y sellando un frente común en defensa del sector hortofrutícola español, una iniciativa sin precedentes y que tuvo su epicentro en Almería, de la mano del consejero de Agricultura y Pesca, Martín Soler.

El consejero almeriense convocó a sus homólogos de las regiones más productoras de tomate en España, que suman 2,01 millones de toneladas, lo que supone el 87,4% del total nacional, mientras que las exportaciones a la UE superan las 800.000 toneladas, el 90,8% de las ventas al mercado europeo.

Como un bloque, firmaron la Declaración en defensa del sector español productor y exportador de tomate fresco. Una rúbrica con el sello del anfitrión, Martín Soler, que fue felicitado por su iniciativa para defender los intereses de la agricultura nacional. "El contenido de la declaración responde a lo que el sector pide, Asaja, Coag, UPA y Fepex", explicó.

En los próximos días se remitirá el documento al Gobierno y se continuará con la sensibilización de la opinión pública hasta llegar a la comisaria europea, Mariann Fischer, para hacerle ver el impacto que tendrá en el empleo y la economía "de unas provincias muy concretas" el hecho de que resulte favorable a Marruecos la negociación del Acuerdo de Asociación.

Además del documento interregional, la consejera de Canarias recordó que otros países productores de tomate, como Francia, Bélgica, Holanda o Polonia, también han hecho llegar un documento para que la Comisión Europea cumpla las condiciones del actual acuerdo. Curioso, que siendo países competidores directos de España, ahora pasen a ser aliados para presionar a la UE frente a la liberalización del comercio con Marruecos.

Las palabras más duras llegaron del consejero de Agricultura de Murcia, que calificó de "hipócrita" la política agraria de la UE por "autoexigirnos mucho y nada a los de fuera", además de afirmar que "estamos convirtiendo en burócratas a los agricultores para que consigan ayudas".

La declaración firmada ayer exige a la UE que facilite los datos de importación y los precios registrados en las aduanas para las operaciones de Marruecos, así como medidas sancionadoras contra el incumplimiento del Acuerdo de Asociación, amparadas en el artículo 27 del actual acuerdo. Además, recuerda que no debe permitirse que los contingentes se distribuyan por trimestres en lugar de por meses porque "esta flexibilidad puede provocar hundimientos de precios en determinados momentos, difíciles de recuperar".

Asimismo, proponen realizar estudios prospectivos sobre el potencial productivo marroquí y la necesidad de diversificación productiva y de cooperación entre ambas orillas del Mediterráneo. Tampoco se olvidan de incluir en el documento la necesidad de que exista reciprocidad en las condiciones de producción en lo relativo a productos fitosanitarios, así como en condiciones sociales y ambientales, pues de lo contrario, "la pérdida de competitividad de nuestros productores será irreversible a medio plazo; siendo imprescindible incluir esta cuestión en el Acuerdo con Marruecos". En este punto, dijeron que no debe permitirse la entrada de frutas y hortalizas en cuyo proceso productivo se empleen "materias activas cuyo uso esté prohibido en nuestro mercado interior".

2,01

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios