Andalucía mira de reojo a Iberdrola

  • La eléctrica controla activos clave en el mapa energético andaluz y prevé invertir 820 millones de euros en renovables en tres años · Los accionistas locales piden mantener esos planes si EDF y ACS lanzan una opa

Comentarios 8

El mundo político, financiero y empresarial de Andalucía lleva dos semanas observando por el rabillo del ojo los acontecimientos que rodean la posible oferta pública de adquisición (opa) de la francesa EDF y la española ACS sobre la primera eléctrica española por valor en bolsa, Iberdrola. Una atención que, pese a todo, no es comprable con la que despertó la atribulada operación de adquisición de Endesa, entre otras cosas porque ésta última empresa era la propietaria desde finales de la década de los noventa de una de las joyas de la corona del tejido empresarial andaluz, la antigua Sevillana de Electricidad, y de todos sus activos en la comunidad.

Pese a ello, de la resolución del caso Endesa a favor de la italiana Enel y la española Acciona el pasado año sí se pueden extraer ciertas lecciones sobre qué ocurriría en Andalucía si Iberdrola cambiara de dueños. Para ello es preciso preguntarse qué importancia y peso relativo tiene el grupo que preside Ignacio Sánchez Galán en la comunidad.

Iberdrola inició su desembarco en Andalucía de manera consistente a principios de siglo merced, sobre todo, a la construcción de la central eléctrica más potente de la región y una de las mayores de España: la de Arcos de la Frontera (Cádiz), con 1.600 megavatios (Mw) instalados y una inversión de casi novecientos millones de euros hasta que empezó a producir en 2005.

A ello se añade otro desembolso paralelo de 650 millones para la puesta en marcha de casi cuatrocientos megavatios en parques eólicos. También entre ellos, curiosamente, el mayor de Andalucía (ver foto) con 198 Mw y que comenzó a girar el pasado año.

Esta inversión de dos mil millones en el periodo 2002-2007 -incluidos 500 en el área inmobiliaria en pleno boom- se prevé acompañar entre este 2008 y el 2010 incluido con otros mil más. Se destinarán, fundamentalmente, a renovables: la eólica y el desarrollo de las costosas centrales termosolares de Sevilla y Almería absorberán 820 millones. Otros 150 millones se emplearán en el área inmobiliaria. Con todo ello, Iberdrola tendrá 2.700 Mw en Andalucía dentro de tres años.

Frente a ello, la presencia de Endesa es abrumadora: cuatro centrales de generación de carbón y gas natural en Almería, Cádiz y Huelva que suman 2.530 megavatios. Más diversas plantas hidroeléctricas distribuidas por Córdoba, Málaga y Sevilla que aportan otros 1.250 Mw.

Con respecto a los planes de futuro, los nuevos dueños de la empresa no sólo no han paralizado ninguno, sino que han aumentado su apuesta por las renovables, lo que puede servir como precedente si Iberdrola cambia de dueños. En su primera visita institucional como nuevo presidente de Endesa, José Manuel Entrecanales se reunió en noviembre pasado con Manuel Chaves, presidente de la Junta de Andalucía, para exponerle que la empresa invertirá 1.500 millones en plantas termosolares -junto a la familia Hernández Barrera, primer accionista de Ebro Puleva- y en eólica, lo que se interpretó como una respuesta a los planes de Iberdrola.

Sin embargo, en el caso de ésta última, hay un matiz muy importante que no se da con Endesa: la presencia de capital andaluz con un peso significativo (ver texto adjunto). La primera caja andaluza, Unicaja; el segundo mayor grupo empresarial de la región, el cordobés Sánchez-Ramade; el presidente del emporio granadino Noga, Nicolás Osuna; y la familia sevillana Contreras (propietaria de Azvi), controlan en total el 4,3 por ciento. Todos ellos han hablado esta semana de manera conjunta por boca de Braulio Medel, presidente de Unicaja, quien no ha entrado en polémicas como otros importantes accionistas de la eléctrica y ha respaldado la gestión que ha venido desarrollando Sánchez Galán. Aunque también ha dejado claro que los socios andaluces conjugarán "los lógicos intereses empresariales y accionariales con los intereses económicos de Andalucía". Es decir, respeto a las inversiones sea quien sea el dueño de la eléctrica.

2.000

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios