BBVA y Santander abogan por una mayor liberalización del sistema financiero chino

  • Se quejan porque la participación de la banca extranjera en las entidades chinas no puede superar el 25%

Comentarios 1

BBVA y Santander han subrayado la necesidad de una mayor liberalización del sistema financiero en China para conseguir una mayor participación de la banca extranjera, que en la actualidad no pueden controlar más del 25% del capital de las entidades de este país, según afirmaron hoy representantes de ambas entidades en unas jornadas organizadas por Cunef.

En concreto, intervinieron en la jornada 'China: banca y mercados financieros', la jefa de Economías Emergentes en el Servicio de Estudios Económicos del BBVA en Hong Kong, Alicia García-Herrero, y el director General Adjunto del Santander y director de la entidad en el área Asia-Pacífico, Manuel Varela.

Ambos expertos consideraron que la presencia de la gran banca internacional en China es primordial ya que es una de las economías emergentes con mayor capacidad de negocio próximos años.

En este sentido, García-Herrero afirmó que "una aceleración en la reforma bancaria china, permitirá que el país siga creciendo a tasas elevadas como hasta ahora". A su juicio, "uno de los grandes problemas en el mercado financiero chino es la alta morosidad, producida por la manera en que dan préstamos los bancos".

A pesar de ello, esta experta apuntó durante su intervención que "las reservas internacionales servirán a China para saldar, a medio plazo, esas pérdidas". De hecho, según García-Herrero, "la tasa de morosidad de los cuatro bancos públicos ha caído de un 25%, en 2001, a un 8% en 2008, por lo que se puede ser optimistas de cara al futuro".

Tras explicar la evolución de la banca en China, García-Herrero también señaló la importancia de que se produzca un cambio en el sistema financierochino, ya que la intervención estatal sigue siendo patente y todavía hay trabas a la participación de la banca extranjera.

"La participación extranjera en los bancos chinos está restringida al 25%, por lo que las adquisiciones están muy limitadas", subrayó. En definitiva, "sería conveniente una transformación en las prácticas bancarias en el país asiático, para que los bancos extranjeros tengan un papel importante de competencia real en el país".

Por su parte, Varela destacó las grandes diferencias entre el sistema bancario occidental y el chino, advirtiendo que en el país asiático "hay cuatro grandes bancos que dominan el sector, que en más del 70% está controlado por instituciones públicas".

Para Varela, el principal obstáculo con que se encuentra la banca extranjera a la hora de competir con la china es que no cumplen las mismas reglas contables, de capital y de riesgo, entre otras, para ser efectivamente competidores. Además, la gestión es muy compleja debido a la gran magnitud del territorio, que conlleva que las distintas sucursales sean muy independientes de la central.

Asimismo, las oficinas bancarias son "muy familiares" y establecen sistemas de organización poco efectivos que también dificultan las gestiones bancarias. En definitiva, para Varela, sería necesaria "una unificación de las normas reguladoras del sistema bancario chino y del occidental".

Sin embargo, Varela afirmó que "la imagen de infradesarrollo de la banca china no es cierta" y destacó cifras de 2007, como los 14 millones de transacciones bancarias realizadas diariamente, los 1.500 millones de tarjetas de débito emitidas por los bancos chinos y los 120.000 nuevos cajeros automáticos instalados.

Asimismo, Varela resaltó que es más fácil abrir una cuenta bancaria en China que en algunos países de la UE y que una gran parte de los ciudadanos chinos tienen domiciliadas sus nóminas en un banco. "Para China, la banca es una palanca de crecimiento, que utilizan para dar crédito a la economía", subrayó Varela. De esta forma, este experto aportó datos tan relevantes como que la banca china supuso el 160% del PIB en 2005 y que el 87% de la financiación a la economía proviene de la misma banca.

Dentro de los servicios bancarios más demandados en China, Manuel Varela destacó la "impresionante" capacidad de ahorro de la población bancaria china, que alcanza un 94%. Además, resaltó el cambio permanente de la banca en aquel país, en plazos de tiempo muy cortos.

En relación con la presencia de la banca extranjera, Manuel Varela defendió la focalización de ésta en productos que aporten un valor añadido, como productos de tesorería, gestión de patrimonios y financiación especializada. Asimismo, consideró fundamental la asociación de los bancos extranjeros con 'partners' estratégicos para tener una mayor presencia en el sistema financiero chino.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios