El BCE mantiene los tipos de interés, pero ya abre la puerta a los recortes

  • La entidad insiste en que existen riesgos para la inflación, pero reconoce por primera vez que la incertidumbre sobre el crecimiento de la Eurozona es "inusualmente elevada" · Los expertos prevén rebajas para mayo

El consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) decidió ayer dejar los tipos de interés inalterados en el 4 por ciento, el nivel más alto de los últimos seis años. En línea con su actitud de prudencia para hacer frente a la crisis, que contrasta con la audacia de la Reserva Federal de EEUU, el presidente de la máxima autoridad monetaria europea, Jean-Claude Trichet, alegó que siguen existiendo riesgos al alza para la inflación.

Sin embargo, en esta ocasión, las palabras de Trichet abrieron la puerta a un cambio de tendencia. El presidente mostró su preocupación por el impacto de la crisis financiera en la economía de la Eurozona, lo que dejó sobre la mesa la opción a un recorte de tipos en los próximos meses.

"Las incertidumbres relativas a las perspectivas del crecimiento económico son inusitadamente elevadas", declaró. Una afirmación que fue repetida hasta la saciedad y se erigió en una muestra de que algo estaba cambiando en el consejo de gobernadores. Aún así, el banquero francés calificó de sanos los fundamentos económicos de la Eurozona, si bien los datos recientes han confirmado que existen riesgos a la baja para la reactivación económica.

El giro es palpable. Hace sólo un mes, algunos miembros del consejo reclamaron un aumento del precio de los préstamos para evitar que el alza de los precios se propagara a los salarios creando un efecto de espiral inflacionaria.

Los peligros siguen hoy por hoy latentes -por lo que se instó a los sindicatos a concluir acuerdos salariales moderados-, pero Trichet insistió más en su discurso en las amenazas que planean sobre la economía, al reconocer que en el mejor de los casos el alza del Producto Interior Bruto (PIB) de la Eurozona sería inferior al 2 por ciento este año.

El BCE parece haberse despedido, así, de la idea de aumentar de nuevo los tipos de interés, después de las ocho subidas registradas desde diciembre de 2005, para volver a una política monetaria neutra, aunque Trichet no empleó este término. El organismo recortó las tasas por última vez en junio de 2003, cuando las bajó 50 puntos básicos, hasta el 2 por ciento, y posteriormente mantuvo ese nivel hasta diciembre de 2005. Dejando su tasa de referencia en el 4 por ciento -por unanimidad, sin discutir ninguna otra opción-, el consejo estima que está en condiciones de garantizar una estabilidad de los precios a medio plazo". El IPC provisional de enero se situó en el 3,2 por ciento, 1,2 puntos por encima del objetivo oficial, del 2 por ciento.

Esta preocupación por los precios probablemente llevará al banco a no aplicar recortes sobre el precio del dinero hasta que se relaje la inflación, lo que probablemente ocurrirá en los próximos meses, según las previsiones de los analistas, que prevén el recorte de tipos de interés por parte de la institución para el próximo mes de mayo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios