España es el país europeo que más sufre el alza de materias primas

  • Un informe desvela que el precio de los alimentos básicos tiene un mayor impacto en nuestro país

La estructura de gasto de los españoles, junto a las condiciones particulares de competencia de los distintos mercados en España, hacen que nuestro país esté sufriendo especialmente el encarecimiento de las materias primas, según el último estudio de coyuntura elaborado por Caixa Catalunya. La entidad financiera trata de explicar en este informe cómo está afectando el encarecimiento del petróleo y de los alimentos básicos, especialmente en la segunda mitad de 2007.

El documento recopila los datos de la evolución de los precios en trece de los quince países de la Zona Euro entre julio y diciembre de 2007 y concluye que España es, con un aumento de dos puntos en la tasa del IPC en ese periodo hasta el 4,3% a final del año, el segundo país que más ha visto incrementarse este indicador sólo por detrás de Luxemburgo (2,3 puntos). Este país, en cualquier caso, tiene un peso minúsculo en el conjunto en comparación con España.

Esos dos puntos porcentuales de incremento en España contrastan con la media en los trece países, de 1,3 puntos. Esto provoca, según explica Caixa Catalunya, que España contribuya al aumento del IPC en la Eurozona en un 18,8% entre junio y diciembre, cuando su peso en el indicador armonizado es del 12,3%. Las razones, según la caja se agrupan en dos grandes bloques.

"Una parte de la mayor subida de la inflación en España refleja el mayor peso en el consumo de los hogares de las categorías de energía y alimentos elaborados más afectados por el alza en los precios internacionales de las materias primas", afirma el estudio. Los expertos de la entidad hacen una extrapolación de esas pautas de consumo y concluyen que si se aplicara a España la estructura de gasto de la Eurozona "el repunte de la inflación en este período habría sido de 1,7 puntos, tres décimas inferior a la que realmente se ha producido, y la inflación habría finalizado el año en el 4,0%". Es decir una tasa muy similar al 4,3% con el que el IPC cerró el año realmente.

Por eso, junto a esas pautas, el informe apunta que "parece probable que las diferencias en las dinámicas inflacionistas nacionales también reflejen factores de carácter más intrínseco a cada una de las economías, expresando las características particulares de los mercados nacionales y las condiciones de competencia vigentes en cada uno de ellos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios