España es el tercer país con mayor riesgo inmobiliario

  • El indicador de riesgo inmobiliario elaborado por Euler Hermes prevé para 2008 las mismas zonas de riesgo que en 2007 y sitúa en cabeza al Reino Unido, con un 8,9; Irlanda con un 7,8 y España, donde el índice es del 4,8

El estudio titulado'Inmobiliaria, construcción: ¿para cuándo una salida de la crisis?', presentado este jueves a la prensa, augura que España experimentará un descenso en el precio de la vivienda este año pero deberá esperar a 2010 para vislumbrar el final de la crisis.

El caso español se ve además marcado por el hecho de que el peso del sector de la construcción en el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) es más elevado que en el resto de los países afectados por el estallido de la burbuja inmobiliaria. Así, si en España representa el 13% y emplea a más de 2,5 millones de personas, la contribución media del sector en Francia, Estados Unidos o Reino Unido se sitúa en torno al 6%.

Por ese motivo, según señala el consejero sectorial de Euler Hermes, Laurent Bonhoure, la recesión del sector supone un "factor de ralentización de la economía española manifiestamente claro". El experto pone de relieve que España ha vivido un verdadero 'boom' de la construcción hasta finales de 2006, con una media de 865.500 obras ese mismo año, multiplicando así por cuatro el número de viviendas desde 1992 y aprovechándose de una elevada tasa de propietarios que ha alcanzado el 80%.

En este contexto, y tras siete años de fuerte incremento de precios desde el año 2000, que registró un aumento del 123%, se asiste a una "estabilización" de los precios y a un rápido encarecimiento del coste del crédito. "La economía española marca el paso, las quiebras aumentan muy deprisa desde principios de 2008 y el sector de la construcción ha supuesto el 18,8% de las mismas durante el primer trimestre de 2008", agrega el informe.

Bonhoure cree que, tras haber entrado en una "crisis profunda" en 2007, se espera una bajada de precios en 2008 y una salida a la crisis no antes de 2010. "Hace falta una 'purga', porque hay un gran stock y una media de diez meses para las ventas, que se necesitan financiar con préstamos bancarios o de Cajas de ahorro y los costes de financiación son costosos", señaló el experto a Europa Press.

También dio por hecho un descenso de los precios, pero no por igual en todos los sitios. Por ejemplo en Andalucía o en la costa, e incluso en localidades cercanas a la costa donde se ha construído mucho y hay problemas para vender los precios "tendrán que bajar y bajarán".

Insistió en que los precios en España aumentaron muy deprisa y que, con una relación entre el PIB por habitante y el precio de la vivienda superior a cuatro, las familias tienen dificultades para pagar, sobre todo teniendo en cuenta que los tipos de interés han subido. Estas dificultades "evidentes", en todo caso, serán atenuadas, a su modo de ver, "por el esfuerzo que el Gobierno español puede hacer porque tiene un excedente presupuestario notable, sobre todo si se compara con Francia, que tiene un déficit permanente".

En cuanto a la situación al otro lado del Atlántico, Euler Hermes vaticina un regreso al crecimiento durante 2009 con tasas de variación en el sector de la construcción de nuevo positivas después de tres años "muy difíciles" y una crisis financiera, inmobiliaria y de la construcción que han llevado a Estados Unidos a la recesión.

La Agencia subraya que el precio de la vivienda en Estados Unidos ha bajado un 7,8% a finales de febrero de 2008, pero que pese a ello, la confianza de los hogares norteamericanos sigue deteriorándose. El tiempo medio de venta ha pasado en dos años de cuatro a diez meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios