La Fed baja los tipos otro medio punto en EEUU y mete más presión al BCE

  • Reduce por quinta vez el precio del dinero desde el estallido de la crisis hipotecaria y lo deja en 3%, un punto inferior a la Eurozona · Trichet quiere centrar la próxima reunión del BCE en la inflación

La Reserva Federal de Estados Unidos lanzó ayer otra clara señal de su temor a una posible recesión en la economía del país con la decisión de reducir por segunda vez en sólo ocho días el principal tipo de interés del dólar en medio punto porcentual (0,50 décimas), hasta el 3 por ciento. El pasado día 22, en una reunión de urgencia tras el lunes negro de los mercados bursátiles mundiales, la Fed acometió un recorte de 0,75 décimas.

La de ayer es la quinta bajada del precio del dinero acordada por el regulador estadounidense desde el estallido de la crisis de las hipotecas subprime en agosto pasado. Desde entonces, los tipos han caído 2,25 puntos y se han situado en el nivel más bajo desde el mes de mayo del año 2005.

Esta evolución hace que los ojos del sector financiero, y económico en general, se centren ahora sobre la decisión que tome el Banco Central Europeo en su reunión de la semana próxima. Hace unos días, el gobernador del BCE Jean Claude Trichet echó un jarro de agua fría sobre las expectativas de una bajada de tipos en la Eurozona al afirmar que su principal preocupación sigue siendo la inflación.

"Los mercados financieros se mantienen sujetos a tensiones considerables y el crédito continúa limitado para algunas familias y algunas empresas", subraya el Comité de Política Monetaria de la Fed en un comunicado distribuido ayer. Además, "persisten riesgos negativos sobre el crecimiento" agrega. Justamente ayer se conoció que, según datos provisionales, el PIB de EEUU creció un leve 0,6 por ciento en el último trimestre de 2007, lo que deja la tasa anual en el 2,2 por ciento, la más baja del último lustro (en 2006 fue del 2,9 por ciento).

Esta bajada de tasas, combinada con las medidas precedentes de flexibilización de la política monetaria, "debería ayudar a promover un crecimiento moderado a mediano plazo", estimó el banco central. Aunque insistió en que persisten "riesgos negativos para el crecimiento". Acerca de la inflación, que cerró el año con un alza del 4,1 por ciento en EEUU, la Fed aseguró que espera que se modere en los próximos trimestres.

Los principales índices de la Bolsa de Nueva York reaccionaron al alza tras conocer esta noticia. No ocurrió lo mismo en Europa, donde todas los parqués cerraron con pérdidas antes de conocer la decisión de la Fed. El Íbex se dejó un 0,22 por ciento y cerró en el nivel de los 13.200 puntos pese al tirón del sector energético empujado por las especulaciones de una opa de ACS-EDF sobre Iberdrola. Londres acabó con -0,81 por ciento; Fráncfort, con -0,26 por ciento y el CAC parisino, con -1,37 por ciento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios