El Gobierno prevé una bajada del crecimiento hasta el 2,4%

  • El ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, ha confirmado que la previsión de crecimiento del PIB del 3,1% se ajustará "muy pronto" y considera una "buena referencia" las estimaciones del Banco de España de que aumentará un 2,4% este año

Comentarios 5

Solbes ha indicado que su Departamento "está terminando los últimos números" para proceder a la revisión de las cifras. "Los analistas utilizan sistemas de previsión muy parecidos. "Las cifras que salieron del Banco de España hace unos días creo que son una buena referencia", precisó el vicepresidente, que añadió que el consenso de los analistas sitúa el crecimiento de la economía en el 2,3% para este año y en el 1,9% para el próximo ejercicio.

Actualmente, la previsión de crecimiento del PIB del Gobierno para el año 2008 es del 3,1% y del 3% en 2009. Sin embargo, tanto el vicepresidente económico, Pedro Solbes, como el propio secretario de Estado de Economía, David Vegara, han dicho en las últimas semanas que el Gobierno rebajará estas proyecciones.

La desaceleración económica, que Solbes prevé que dure un par de años, también tendrá efectos sobre el desempleo. De hecho, indicó que la tasa de paro, actualmente situada en el 8,6%, podría repuntar hasta el 9% ó 9,5%, o como cifra más negativa, hasta el 10%. "De esas cifras estamos hablando", puntualizó.

Este incremento del paro, añadió Solbes, afectará al superávit, pues aumentarán los gastos y se reducirán los ingresos. "Pero para eso están los superávit. Lo lógico es que este año tengamos algo más de incremento en pagos por desempleo", razonó el ministro.

Preguntado por si el paquete económico del Gobierno aprobado el pasado viernes provocará un repunte de la inflación, el vicepresidente subrayó que eso sucedería si los productos que se ofertan no encuentran al mismo tiempo demanda. En cualquier caso, Solbes apuntó que su Departamento "sigue pensando que la inflación estará en el entorno del 3% a final de año".

El vicepresidente económico señaló que la etapa de desaceleración que vive la economía española se debe al "atracón" que se ha dado el sector de la construcción en los últimos años. "Cuando uno tiene un atracón de algo, luego tiene que pasarse una temporada digiriendo el atracón para absorber lo que queda y eso nos va a afectar un par de años", afirmó.

El plan económico del Ejecutivo aportará, según el vicepresidente, dos o tres décimas al crecimiento del PIB. Cada décima, explicó, supondrá 1.000 millones de euros más de actividad económica, lo que se traducirá en empleo y en una mayor calidad de vida para los ciudadanos.

Una de las medidas 'estrella' de este plan es la deducción en el IRPF de 400 euros. Navarra ha pedido que esta medida sea de aplicación a su comunidad. Esta región, junto a País Vasco, las dos comunidades forales, gestionan sus propios impuestos, por lo que la normativa de la Administración Central no les afecta.

Cuestionado por esta cuestión, Solbes señaló que estas situaciones forman parte de las "ventajas e inconvenientes" de la autonomía financiera. "Siempre hay un debate cuando hablamos de Haciendas forales. En algunos casos, cuando son normas propias, pues pueden o no hacerlo. Aquí estamos hablando del IRPF estatal. Cada uno puede tomar la decisión que estime pertinente", explicó.

Sobre el inicio del diálogo con los agentes sociales, el titular de Economía reconoció que todavía "no hay fecha" y que el Gobierno está trabajando en el "orden del día", en los temas que figurarán en la agenda de discusión con sindicatos y empresarios.

En este sentido, aseguró que el paquete de medidas aprobado el viernes "no puede hacer olvidar" la necesidad de continuar "modernizando el país", objetivo que requiere hacer algunos cambios y contar para ello con los agentes sociales.

Sobre la moderación salarial, Solbes subrayó que ésta "siempre es positiva", aunque ello no implica que los sueldos no suban. "Los salarios tienen que aumentar sin afectar a la competitividad. Hasta ahora el comportamiento de los salarios ha sido enormemente correcto", admitió el vicepresidente.

En cuanto a la publicación de las balanzas fiscales, el ministro insistió en que aún quedan unos meses para poder ultimarlas y pidió que no se confundan las balanzas con necesidades de financiación. "No es un tema simple, donde las cosas son blancas o negras o cantidades indiscutibles. Hay quien piensa que la balanza fiscal debe traer consigo una transferencia de recursos y eso no es así", advirtió.

El vicepresidente económico confió además en que el nuevo modelo de financiación autonómica pueda cerrarse este año. De momento, el Ejecutivo se ha comprometido a diseñar las "grandes líneas políticas" de aquí al verano y pretende comenzar los contactos con los gobiernos autonómicos para ver "hasta dónde se puede llegar"

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios