La Junta propone que se mantenga una restricción del 50% en los riegos

  • La dotación en la cuenca del Guadalquivir sería de mil hectómetros cúbicos, aunque con perspectivas de que sean 1.200

En la mañana de ayer, el sistema de regulación general de la cuenca del Guadalquivir, que abastece a unas 250.000 hectáreas en Andalucía, marcaba 2.166 hectómetros cúbicos, casi el doble del volumen del año anterior. Es el límite, en una situación de sequía, entre el umbral de alerta y prealerta. "Según el plan de sequía, la prealerta significa una restricción del 30%, y eso lo hubiéramos aceptado, pero no una del 50%", afirma Pedro Parias, secretario general de la Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía (Feragua).

En la reunión de ayer de la comisión de Desembalse del Distrito del Guadalquivir, la Agencia Andaluza del Agua optó por una solución conservadora y propuso un desembalse de 1.000 hectómetros cúbicos, lo que no satisfizo demasiado a regantes y agricultores. Según los regantes, esta cantidad supone una dotación máxima de 3.000 hectómetros cúbicos por hectárea y una restricción del 50%. Hay que tener en cuenta que el año pasado el recorte fue del casi el 60% y que en los dos años anteriores, 2006 y 2007, fue del 50%. Si éste año la línea es la misma, la situación, según Parias, será de "ruina" para muchos regantes. Por eso Feragua pide que, en compensación, la Junta condone los "altísimos" cánones y tarifas de riego, una medida que en los últimos años ya ha aplicado el Gobierno central. Parias espera, en todo caso, que la Junta rectifique. "Nosotros pedíamos 1.100 hectómetros cúbicos, algo razonable, porque hubiera supuesto 4.000 metros por hectárea, un 30% de restricción". Se considera que con 6.000 metros por hectárea los riegos tienen un abastecimiento normal.

El director gerente de la Agencia Andaluza del Agua, Jaime Palop, afirma que "habrá que esperar a las próximas semanas y comprobar si sigue lloviendo". En caso de que sea así, espera que la situación sea de "normalidad" y augura un desembalse para el regadío de 1.200 hectómetros cúbicos. El mes de mayo, cuando comienza precisamente la campaña del arroz, cultivo clave del regadío, será clave. "Para entonces esperamos tener en la cuenca 200 ó 300 hectómetros cúbicos, lo que nos permitiría una campaña normal", afirma Parias. La organización agraria Asaja pidió a la Junta un "esfuerzo especial" para garantizar el "riego pleno" de todos los cultivos. Si no es así, Asaja pedirá que se mantenga el Decreto de Sequía, para reasignar recursos e incrementar la dotación global.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios