El Observatorio Económico sugiere más formación para evitar la crisis

  • Los expertos consideran que la economía andaluza seguirá creciendo por encima del 2% pero advierten de la necesidad de realizar "ajustes" en el tejido productivo

Comentarios 1

Ni invocaciones al apocalipsis ni optimismo exacerbado. "Estamos en crisis, en el sentido de cambio, y a veces los cambios son deseables para purgar el sistema". Éste es el análisis del Observatorio Económico de Andalucía, según indicó su nuevo presidente, Joaquín Aurioles, que ayer compareció junto a su antecesor en el cargo, Francisco Ferraro, para diseccionar el nuevo escenario.

Los expertos hicieron una analogía con la enfermedad de un niño. "Nadie quiere enfermar, pero una vez enfermo, hay que curar cuanto antes", manifestó Ferraro, que insistió en que "los cambios son irreversibles y durarán este año por lo menos".

El diagnóstico es claro: el modelo de crecimiento basado en la construcción está agotado. "Los gobiernos centrales, tanto de un signo como de otro, y los autonómicos, han estado encantados con la generación de empleo de la construcción, sin imponer un orden más razonable en el mercado", señaló el presidente saliente del observatorio, que negó que la aprobación del POTA haya acentuado los síntomas. "No es justo decir que el POTA haya frenado la construcción, porque el problema es el agotamiento de la demanda solvente", recalcó Ferraro.

Y la enfermedad no es mortal. "Me parece razonable que la economía andaluza crezca por encima del 2 por ciento", indicó Aurioles, que incidió en que "los pilares de la economía andaluza siguen siendo sólidos pero hay que hacer mayores ajustes". El tratamiento pasa por un nuevo modelo económico basado "en la mejora de la cualificación del capital humano y tecnológico", según Aurioles, que recomendó evitar errores del pasado como "ayudar a empresas que no son eficientes", en clara alusión a inmobiliarias y constructoras. Tampoco hay que empeñarse en atraer empresas. "Hay que crearlas aquí y apostar por los nuevos mercados", señaló.

Sin embargo, faltan sanadores dispuestos a aplicar las recetas. "No veo grandes ofertas económicas en los partidos de Andalucía", recalcó el presidente del observatorio. Y las secuelas pueden ser graves, especialmente en el "empleo de baja cualificación". Pero como dice una máxima de la economía, donde hay crisis, hay oportunidad. Todo está en que Andalucía no la desaproveche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios